Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El líder republicano del Senado apoya una investigación sobre las supuestas injerencias rusas

El líder de la mayoría en el Senado de Estados Unidos, el republicano Mitch McConnell, ha respaldado la apertura de una investigación parlamentaria sobre las supuestas injerencias rusas en el reciente proceso electoral, cuestionadas por el presidente electo, Donald Trump.
El actual Gobierno acusó a Rusia de intentar intervenir en las elecciones y vinculó a ese país con una serie de ciberataques cometidos contra instituciones norteamericanas. Para Trump, se trata de acusaciones "ridículas" y este lunes ha argumentado que, si lo hubiese dicho él, le reprocharían que esgrimiese "teorías de la conspiración".
Destacados senadores republicanos, sin embargo, han reclamado una investigación sobre este asunto y el líder de la mayoría la ha respaldado públicamente. "Obviamente, cualquier intervención extranjera en nuestras medidas de seguridad es preocupante", ha afirmado McConnell, quien ha llegado a decir que "los rusos no son amigos" de Estados Unidos.
McConnell ha rechazado que se cree una comisión 'ex profeso' para estas pesquisas y ha sugerido que la tarea debería recaer en la Comisión de Inteligencia del Senado, que es "más que capaz de llevar a cabo una completa revisión", según medios norteamericanos.
El dirigente republicano ha subrayado que, en cualquier caso, las investigaciones deben partir de una "base bipartidista" e implicar por tanto a miembros de las dos formaciones. "Espero que todos los que vayan a tener una posición de responsabilidad en la (nueva) Administración compartan mi postura", ha añadido.
El presidente de la Cámara de Representantes, el republicano Paul Ryan, no ha aclarado cuál es su posicionamiento, mientras que la Casa Blanca sí que ha mostrado su apoyo. "Sin duda, hemos respaldado desde hace tiempo una revisión en el Congreso sobre esta cuestión", ha señalado el portavoz presidencial, Josh Earnest, en rueda de prensa.