Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una de las rehenes de la cafetería de Sidney murió por disparos de la Policía

Katrina Dawsoncuatro.com

La investigación abierta tras el asalto con rehenes a la cafetería de Sidney el pasado mes de diciembre ha concluido que Katrina Dawson, una de las mujeres secuestradas, murió por el impacto de fragmentos de balas disparadas por la Policía. El otro rehén, Tori Johson, fue asesinado a sangre fría por el secuestrador que le disparó en la cabeza.

El consejero que ayuda en la investigación, Jeremy Gormly, ha detallado que Dawson fue alcanzada por seis fragmentos de una bala o balas disparadas por la Policía que rebotaron en superficies duras antes de impactar en su cuerpo.
La investigación ha determinado que el otro rehén, Tori Johnson, murió por un disparo en la cabeza realizado por el secuestrador, Man Haron Monis, quien le ordenó ponerse de rodillas antes de apretar el gatillo.
Asimismo, ha apuntado que al menos dos balas disparadas por la Policía alcanzaron a Monis en la cabeza y otras once balas o fragmentos impactaron en su cuerpo, según ha informado la cadena de televisión australiana ABC.
"El secuestro involucró a un gran número de rehenes, que están cooperando y muestran un buen recuerdo de los sucesos", ha dicho Gormly, quien ha asegurado que la investigación "es muy detallada y amplia". "No habrá dificultades a la hora de hacer críticas a la Policía si es necesario. Cada disparo realizado por Monis y los agentes será justificado", ha agregado.
Monis no estaba en ninguna lista del Gobierno de vigilancia terrorista a pesar de tener un largo historial criminal, de inestabilidad mental y una estrecha relación con el extremismo. El clérigo fue puesto en libertad seis días después de que entraran en vigor los polémicos cambios en las leyes de libertad bajo fianza.