Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los últimos uniformados en poder de las FARC recuperan la libertad

Los diez policías y soldados han sido ingresados para ser sometidos a un chequeo

Los diez uniformados que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) tenían secuestrados desde hacía más de una década han sido liberados este lunes en el marco de un operativo que ha durado unas ocho horas y que se espera que sea el último con policías y militares como rehenes tras la promesa de la guerrilla de no capturar más miembros de la Fuerza Pública.
El operativo de liberación ha comenzado sobre las 10.30 horas del lunes (17.30 horas en España) cuando un helicóptero de la Fuerza Aérea de Brasil modelo Cougar 532UE ha despegado del aeropuerto de Vanguardia, en Villavicencio, capital del departamento de Meta (centro),  para recoger a los diez uniformados.
A bordo del helicóptero iba una misión humanitaria compuesta por dos miembros del Comité Internacional de Cruz Roja (CICR) y dos de Colombianos y Colombianas por la Paz (CCP) : su presidenta, la ex senadora Piedad Córdoba, y la directora de la Casa de la Mujer de Bogotá, Olga Amparo Díaz.
Según ha explicado Córdoba en una rueda de prensa, el helicóptero ha dejado a la misión humanitaria en la vereda Mocuare, perteneciente al municipio de San José, ubicado en la frontera entre Meta y Guaviare, y cuatro horas después ha aparecido la guerrilla con los uniformados a bordo de una canoa.
Alrededor de las 17.55 horas del lunes (00.55 horas del martes en España) el helicóptero ha aterrizado en el aeropuerto de Vanguardia. Los uniformados han bajado uno a uno y, vestidos todavía con sus uniformes, han saludado visiblemente emocionados a los medios de comunicación. Algunos llevaban la bandera de Colombia a modo de capa, mientras que el más joven, Wilson Rojas Medina, de 36 años, llevaba un pecarí (jabalí tradicional de la selva colombiana).
Después, los miembros de la Fuerza Pública han sido trasladados a una sala del aeropuerto de Vanguardia donde se han reunido con sus familiares por un breve espacio de tiempo, tras más de una década de cautiverio. Al parecer, la premio Nobel de la Paz Rigoberta Menchú y la ex senadora han sido testigos de este reencuentro.
A continuación,  los uniformados han partido en aviones de la Policía Nacional y de la Fuerza Aérea rumbo a la base militar de Catam, en Bogotá, adonde han llegado a las 19.05 horas del lunes (2.05 horas del martes en España). Allí, han sido recibidos por el general de la Policía Nacional Orlando Vale Mosquera y por el general del Ejército Jairo Salguero.
Poco después, han sido trasladados, en medio de un fuerte cordón de seguridad, a la Clínica de la Policía y al Hospital Militar, para someterse a un chequeo médico. Si bien, el miembro de CCP Iván Cepeda ha confirmado en declaraciones al diario 'El Espectador' que los uniformados "se encuentran en buen estado de salud", al margen de su delgadez.
La subdirectora médica del Hospital Militar, Clara Esperanza Gálvez, ha informado de que los militares Luis Alfredo Moreno, Luis Arturo Arcía y Robinson Salcedo recibirán un tratamiento de medicina general y otro psicológico.
De momento, se desconocen los detalles del estado del otro militar, Luis Alfonso Beltrán Franco, y de los seis policías --Carlos José Duarte, César Augusto Lasso Monsalve, Jorge Trujillo Solarte, Jorge Humberto Romero, José Libardo Forero y Wilson Rojas Medina-- que también han sido liberados.