Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Europa refuerza los controles para luchar contra la inmigración ilegal

Europa ha puesto en marcha una operación común para reforzar las fronteras mediterráneas. Frontex Plus pretende frenar la inmigración ilegal en las costas italianas, donde en lo que va de año han llegado 124.380. personas en situación irregular. Desde España, el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha viajado a Tetuán para abordar el asunto con su homólogo marroquí, a quien le ha agradecido los esfuerzos desplegados en agosto en la frontera de Melilla.

De esta nueva misión fronteriza, que lanza la Comisión Europea, aún se conocen pocos detalles. De momento, desde Bruselas se pide la colaboración a los estados miembros. El éxito  del proyecto dependerá de la contribución en recursos humanos y técnicos que ofrezca cada país.
El punto caliente de la operación es la gran puerta a Europa, es decir, Italia. Allí se pondrá el foco para evitar que miles de inmigrantes mueran en el camino.
En lo que van de año 124.380 personas han pisado suelo italiano con una diferencia notable con el segundo país con más intentos ilegales: Grecia con 14.800 inmigrantes. Le sigue España de lejos con 1.100.
Frontex Plus sustituirá la ambiciosa Mare Nostrum, una operación italiana que cuesta nueve millones de euros al mes y que ha salvado la vida a cientos de miles, pero sus elevados costes  son insostenibles para un solo estado. Su sustituta, de momento, se presenta más modesta. El objetivo es evitar una situación que este año se ha cobrado la vida de 1.880 personas.
Por otro lado, el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha viajado por sorpresa a Marruecos para reforzar la colaboración con el país vecino en materia de inmigración. Fernández Díaz, que se ha reunido con su homólogo marroquí, a quien le ha agradecido los "esfuerzos desplegados".
España ha destacado "la rapidez y la capacidad de respuesta" mostrada por las autoridades competentes de Marruecos tras los intentos de entrada de la inmigración clandestina que tuvieron lugar el 11 y 12 de agosto de 2014, así como la "eficacia de los mecanismos de coordinación y de comunicación entre los ministros marroquíes y españoles, que han permitido detener rápidamente este flujo".