Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los rebeldes Sirios denuncian el uso de escudos humanos

Ataque en Damasco, Siria. Foto: REUTERScuatro.com
La Coalición Nacional para las Fuerzas de la Oposición y la Revolución Siria (CNFORS) ha denunciado que el régimen de Bashar al Assad ha evacuado las instalaciones militares y ha trasladado allí a presos para ser usados como escudos humanos ante un eventual ataque de Occidente. Desde que comenzó la guerra civil en el país, el 18 de marzo de 2011, más de 110.000 personas han muerto desde que comenzó la guerra civil en Siria, según ha informado el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (SOHR), aunque ha advertido de que las bajas en ambos bandos podrían duplicarse.
La CNFORS ha revelado que se han trasladado efectivos y equipos, como misiles Scud, cohetes y lanzaderas, desde instalaciones militares a civiles, como colegios y universidades, y a edificios gubernamentales y del partido gobernante Baaz ubicados en ciudades.
De forma paralela, "informaciones desde el interior de Siria han confirmado que Al Assad ha ordenado trasladar a los detenidos a objetivos militares para que sean usados como escudos humanos ante un posible bombardeo occidental".
Así, la coalición opositora ha hecho responsable al régimen de Al Assad "de la seguridad de los civiles que viven cerca de las instalaciones militares a donde ha trasladado detenidos".
"La CNFORS pide al mundo que ayude a Siria a deshacerse de un dictador y un carnicero que usa armas químicas contra su propio pueblo y usa a civiles vulnerables como escudos humanos", ha concluido su comunicado.
Escalada de tensión
Debido al bloqueo en el Consejo de Seguridad, máximo órgano ejecutivo de Naciones Unidas, Estados Unidos y sus aliados han comenzado a plantearse la posibilidad de intervenir militarmente en Siria sin el visto bueno de la organización internacional.
Fuentes del Gobierno estadounidense han aseverado a la cadena NBC que la acción militar contra Siria sería inminente. Al parecer, iría dirigida contra objetivos concretos, por lo que apenas duraría tres días. Su finalidad sería enviar un mensaje al régimen de Al Assad.
El presidente estadounidense, Barack Obama, ha enviado un proyecto de ley al Congreso para recabar su apoyo a una intervención militar en Siria con el fin de "disuadir, interrumpir, prevenir y rebajar" potenciales ataques químicos.
De momento, Estados Unidos solamente cuenta con el apoyo expreso de Francia, cuyo presidente, François Hollande, ha expresado su disposición a formar parte de una "amplia coalición internacional" para evitar que la "masacre química" en Siria quede impune.
En cambio, Reino Unido ha descartado su participación en una eventual intervención militar en Siria tras el rechazo de la Cámara de los Comunes (con una mayoría de 13 votos) a la propuesta del Gobierno de David Cameron en este sentido.
Ataque químico
Las alarmas saltaron el pasado 21 de agosto, cuando las tropas gubernamentales lanzaron un ataque químico sobre Damasco dejando cientos de muertos y miles de afectado, según han denunciado activistas y opositores.
Este supuesto ataque químico ha activado el engranaje de la política internacional permitiendo que, tras meses de espera, finalmente un grupo de expertos de Naciones Unidas llegara a Siria para investigar estas denuncias sobre el terreno.
Más de 110.000 fallecidos
En un comunicado difundido este domingo, ha detallado que 110.371 personas han muerto a causa de los combates entre las fuerzas leales al Gobierno de Bashar al Assad y las opositoras, incluidos 40.146 civiles, entre ellos 5.833 niños y 3.905 mujeres.
En cuanto a los combatientes fallecidos, el SOHR ha documentado 19.722 rebeldes y 2.128 desertores, por un lado; y 27.654 soldados, 17.730 milicianos y 171 miembros del partido-milicia chií libanés Hezbolá, por otro; así como 2.726 no identificados.
"Estimamos que el número real de bajas de las fuerzas regulares y rebeldes es el doble del documentado, porque las dos partes han sido muy discretas sobre los efectivos que han perdido en combate", ha advertido.