Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Le quitan el hijo por creer que estaba borracha cuando sufría un aneurisma cerebral

Le quitan el hijo por creer que estaba borracha cuando, en realidad, había sufrido un aneurisma cerebralDaily Mail.

Una joven británica relata su injusta lucha por recuperar a su hijo

Las apariencias engañan y si no que se lo pregunten a una joven inglesa que ha pasado ocho meses de auténtico calvario. El pasado mes de diciembre, la policía la encontró tirada en el suelo en una calle de Chatham, un pueblo inglés situado en el condado de Kent. La chica, de 20 años, estaba junto a su hijo, de menos de cinco años, que no tenía ni abrigo ni zapatos y tenía los pies medio congelados. Los agentes pensaron que la joven estaba borracha por lo que decidieron enviar al menor a un centro de acogida. Tiempo después se supo que había sufrido un aneurisma cerebral.
Pasaron las navidades y los siguientes ocho meses separados pero ahora esta madre británica y su hijo pequeño ya pueden estar de nuevo juntos.
El calvario de esta joven, que permanece en anonimato por razones legales, empezó el pasado mes de diciembre, según publica el diario Daily Mail.
Un día de aquel frío mes, varios agentes encontraron a la madre tirada en el suelo acompañada por su hijo que no tenía ninguna prenda de abrigo para resguardarse del mal tiempo.
La policía pensó que la chica estaba borracha, ya que, según declararon los agentes, vieron que tenía los ojos vidriosos y no podía articular palabra ni caminar.
Así, decidieron acompañar al menor hasta un centro de acogida, donde ha permanecido los últimos ocho meses.
Días después del incidente, la joven tuvo que ser intervenida en el hospital ya que lo que en realidad había sufrido era un aneurisma cerebral.
Ahora, la chica se recupera satisfactoriamente y ha podido recuperar a su pequeño. "Ha sido un infierno. Los últimos meses han sido una lucha continua. Sin embargo, ahora ya podemos seguir adelante con nuestras vidas", ha relatado.