Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las protestas contra Donald Trump toman los aeropuertos

Con esta firma, que en la práctica veta temporalmente la entrada en Estados Unidos a refugiados de todo el mundo y a inmigrantes de siete paises musulmantes considerados peligrosos, Trump ha conseguido convertir sus fronteras en un caos y una suerte de limbo migratorio. Miles de personas se han congregado en los principales aeropuertos en contra de esta decisión. Abarrotaron el JFK en Nueva York. Allí unos congresistas democratas negociaron y consiguieron liberar a un ciudadano iraquí que llevaba años trabajando para el ejército americano. En Virginia otros también conseguían entrar pero tras un duro proceso. Protestas en los ángeles, al grito de déjelos entrar y en Boston. Las movilizaciones surtieron efecto. Alegría tras conocer que una jueza de Nueva York paralizaba en parte la orden ejecutiva. No se podrán deportar a quienes llegaron con un visado válido o con solicitudes de asilo aprobadas. La magistrada alega motivos humanitarios porque los refugiados podrían sufrir represalias si regresan a su país. Aunque no se pronuncia sobre la constitucionalidad o no de la decisión presidencial. Las Casa Blanca, asegura que acatará la ley pero seguirá implementando la orden ejecutiva de trump para el resto de los casos y admite que es dificil saber cuántas personas hay retenidas pero podrían llegar ya a las 200. Trump anuncio el decreto como una medida para evitar atentados terroristas pero desde los ataques del 11-S ningún inmigrante procedente de los paises vetados Libia, Irán, Irak, Siria, Sudán, Somalia y Yemen.  Ha atentado en Estados Unidos. Desde 2001 han muerto 123 personas en ataques terroristas en suelo americano frente a las más de 230.000 fallecidas por el crimen y la violencia relacionada con las armas de fuego en ese mismo periodo de tiempo.