Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las protestas de Brasil llegan a las puertas de la Copa Confederaciones

Protestas en Belo Horizonte, Brasil, ante la Copa Confederaciones. Foto: ReutersReuters

Cientos de manifestantes han marchado este sábado por las calles de la ciudad brasileña de Salvador de Bahía coincidiendo con la celebración del encuentro entre las selecciones de Brasil e Italia de la fase de grupos de la Copa Confederaciones de fútbol y se han producido algunos enfrentamientos entre policía y activistas, mientras miles han protestado frente al estadio en el que se jugaba el Japón-México en Belo Horizonte.

Efectivos de la Policía Militar brasileña han desplegado un importante dispositivo para evitar cualquier incidente que pudiera afectar al desarrollo del partido, pero en el Dique de Tororó, a cerca de un kilómetro del Estado de Fonte Nova, sede del encuentro, los manifestantes que intentaban acceder a la zona deportiva se han enfrentado a los agentes desplegados en un bloqueo.
Algunos de los participantes en la marcha han intentado dialogar con los agentes y otros han tratado de superar las barreras pacíficamente, pero la detonación de un petardo lanzado contra los agentes desencadenó la violencia. Los policías lanzaron gases lacrimógenos contra la marcha, en la que cundió el pánico y empezaron las carreras, informan los medios locales.
Mientras, dentro del estadio, algunos manifestantes han desplegado pancartas en apoyo a las manifestaciones durante la interpretación de los himnos, algo prohibido por el reglamento impuesto por la FIFA.
A la altura del centro del campo se podía ver un cartel con la consigna "Contra el PEC 37", en referencia a la Propuesta de Enmienda Constitucional 37/2011, el proyecto que tramita el Congreso y que supone la eliminación efectiva del Ministerio Público, diseñado como un 'cuarto poder' contra la corrupción en la actual Constitución.
En uno de los fondos había otra pancarta con la frase "Vamos a la calle, a cambiar Brasil". Efectivos de la seguridad del estadio intervinieron y arrebataron las pancartas a los espectadores.
60.000 personas cotnra el Japón-México
El otro partido de este sábado se jugaba en el Estadio del Minirao, en la ciudad de Belo Horizonte, donde se han concentrado unas 60.000 personas, según la Policía, para protestar también contra el gasto público en grandes eventos deportivos y a favor de una mayor inversión en sanidad y educación.
Este mismo sábado otras 30.000 personas han salido a la calle en Santa María, en el estado de Río Grande do Sul, para exigir mejores condiciones de vida y una investigación adecuada de la tragedia de la discoteca Kiss, en el que murieron 241 personas en un incendio el pasado 27 de enero. En este mismo estado unos 3.000 manifestantes han cortado en Uruguaiana el Puente Internacional que une Brasil con Argentina.
Las marchas están cada vez más descentralizadas en Río de Janeiro, origen de las protestas y donde hoy se han registrado manifestaciones en barrios como la Zona Sur, Barra, Guaratiba o Campo Grande.