Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La muerte de dos jóvenes negros enfrenta a EEUU a sus problemas raciales

La policía de Misuri mata a otro joven negroReuters

La muerte de dos jóvenes negros a manos de la policía de Misuri plantea el latente conflicto racial que separa a EEUU. Alrededor del 80% de los afroamericanos estadounidenses piensa que el asesinato de Michael Brown en Ferguson revela importantes cuestiones raciales que deben ser tratadas mientras que entre los blancos un 47 por ciento piensa que se le está dando demasiada importancia a la raza, según un sondeo realizado en estos días.

La encuesta, llevada a cabo por la empresa estadounidense Pew Research, ha mostrado la división de la población estadounidense frente al caso del adolescente abatido por un policía.
Según el sondeo, el 44 por ciento de la población, sumando blancos y negros, cree que el homicidio muestra cuestiones raciales que hay que resolver, mientras que un 40 por ciento cree que se está dando más importancia al tema de la raza sobre otros temas.
La división también se muestra en los datos que ha revelado la encuesta sobre la credibilidad de la población en las investigaciones que está llevando a cabo el Gobierno.
Mientras un 52 por ciento de las personas blancas confía en la investigación, más de dos tercios de los de raza negra no lo hacen, quedando un total de 45 a 41.
El sondeo ha comparado los datos del caso de Brown con los recabados cuando el joven afroamericano Trayvon Martin fue abatido por un miembro de una patrulla vecinal en Florida, en 2013 evidenciando que la preocupación por las cuestiones raciales ha aumentado de forma general en todos los sectores de la sociedad.
Mientras que tras el caso de Martin un 36 por ciento de la sociedad estadounidense, sumando negros y blancos, pensaba que estos casos ponían sobre la mesa un problema racial que debe ser tratado, después del homicidio en Ferguson un 44 por ciento cree que existe este problema.
Brown, de 18 años, murió el 9 de agosto al ser disparado en varios ocasiones por el agente Darren Wilson, tras una discusión cuyo contenido todavía no ha trascendido. Sin embargo, la negativa de la Policía a divulgar inicialmente el nombre del agente provocó unas fuertes protestas de la población, que continúan a día de hoy, y una durísima respuesta policial cuyas imágenes han dado la vuelta al mundo.
La encuesta ha sido realizada del 14 al 17 de agosto y ha contado con un total de 1.000 estadounidenses entre los que no hay ningún hispano.
La Policía mata a otro joven afroamericano en Saint Louis
La Policía ha matado a otro joven afroamericano en Saint Louis (Misuri), una ciudad a pocos kilómetros donde el pasado 9 de agosto fue asesinado el adolescente negro Michael Brown tras ser tiroteado por un agente.
El sospechoso, un afroamericano de 23 años de edad, estaba actuando erráticamente, caminando arriba y abajo por la calle. Cuando los agentes llegaron, el sospechoso comenzó a caminar hacia ellos y sacó un cuchillo diciendo 'disparadme, matadme ahora'", ha relatado el jefe de la Policía de Saint Louis, Sam Dotson.
Según su versión, los agentes pidieron al sospechoso que se detuviera y guardara el cuchillo, a lo que éste hizo caso omiso, por lo que los policías abrieron fuego cuando estaba cerca de uno de ellos, matando al joven.
Dotson ha explicado que horas antes el fallecido había protagonizado un incidente en una droguería al intentar salir de la tienda con dos bebidas energéticas y un paquete de pasteles que no había pagado.
Interrogado sobre si teme que este suceso empeore la situación en Saint Louis, ha contestado: "Si fueras un policía y alguien se aproximara a ti con un cuchillo, creo que tendrías derecho a defenderte.