Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ex primera dama de Perú recurre la sentencia que la obliga a pedir autorización judicial para salir del país

La ex primera dama de Perú Nadine Heredia ha presentado este viernes una apelación contra la resolución emitida por el magistrado del primer juzgado de Investigación Preparatoria Nacional Richard Concepción Carhuancho esta semana que la obliga a solicitar autorización judicial para salir del país.
La emisora peruana RPP ha señalado que la defensa de la esposa del expresidente Ollanta Humala ha transmitido su disconformidad con el fallo a través de su equipo legal. Según el abogado de Heredia, Roy Gates, esta medida es "impraticable".
En declaraciones al diario 'Perú21', Gates ha explicado que no existen argumentos jurídicos que apoyen esta decisión a pesar de estar siendo investigada, porque los únicos sometidos a esta medida son aquellos sobre los que pesa una orden de detención o tienen prohibida la salida del país. Sin embargo, según Gates, Heredia "cumple todas las normas de conducta" impuestas por la legislación peruana.
El Poder Judicial decidió este martes modificar los requisitos exigidos a la ex primera dama salir al exterior, por lo que desde ahora estará obligada a solicitar una autorización judicial para viajar al extranjero.
Con esta Carhuancho ha reconocido el riesgo de fuga del que el fiscal Germán Juárez Atoche, de Blanqueo de Activos en Perú, advirtió un día antes, en referencia a Heredia y a su marido, ambos investigados por un caso de presunta financiación irregular en campaña. Un día después, el magistrado tomó la misma decisión con respecto al exmandatario.
Humala, al igual que Heredia, es acusado de recibir ilegalmente presuntos fondos del Gobierno de Venezuela y de dos empresas brasileñas para su partido político entre el 2006 y 2011, durante las campañas electorales de Humala.
El expresidente ha negado las acusaciones y ha afirmado que las denuncias provienen de sus enemigos políticos.