Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cameron promete "tomar las medidas que sean necesarias" contra el Estado Islámico

El primer ministro británico, David Cameron, ha advertido este domingo de que tomará "todas las medidas que sean necesarias" conforme avance la estrategia liderada por Estados Unidos contra el grupo yihadista y a la que Cameron prestó su total respaldo.

Cameron ha comparecido ante los medios sin admitir preguntas tras una reunión con su gabinete de emergencia tras verificar la autenticidad del vídeo que detalla la ejecución del cooperante británico David Haines.
"El Estado Islámico es una organización de fanáticos que planea ataques por Europa y Reino Unido", ha declarado Cameron. "No podemos ignorar esta amenaza. El problema va a empeorar. No podemos mirar a otro lado; hay que combatir y destruir al Estado Islámico de manera calmada y deliberada sin ceder en nuestra determinación, con nuestros aliados EEUU, Europa y regionales", ha añadido Cameron, antes de advertir de que se tomarán "las medidas que se consideren necesarias conforme avance la operación".
Cameron reiteró su total apoyo a la estrategia integral anunciada por el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, que implica una múltiple colaboración con el Gobierno iraquí, el uso de efectivos militares para aportar datos de inteligencia que respalden la acción militar de EEUU, el envío de ayuda humanitaria y, sobre todo, el refuerzo de la seguridad nacional.
En este sentido, Cameron se hizo eco de su absoluta consternación ante la posibilidad de que un británico sea el responsable de las ejecuciones de Haines, así como de los periodistas estadounidenses James Foley y Steven Sotloff. "Nuestro pueblo no se puede creer que un ciudadano británico haya cometido este crimen", ha declarado Cameron, quien achacó lo sucedido a la "radicalización" de la que son objeto muchos jóvenes británicos.
"El islam es una religión de paz", ha declarado Cameron, quien calificó a Haines, trabajador humanitario, de "héroe nacional" asesinado de la forma "más ruin y brutal imaginable". "Su decencia le ha costado la vida", ha añadido, "a manos de una organización de fanáticos". "No son musulmanes", zanjó el primer ministro, "son monstruos".