Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La derecha francesa concluye sus primeras primarias entre riñas y acusaciones

El candidato de la derecha Jean-François Copé en el momento en que anunciaba su victoriaReuters

Los dos candidatos a las elecciones primarias de Unión por Movimiento Popular (UMP), sucesores de Sarkozy, han protagonizado unas primarias calentitas. Jean-François Copé se ha atribuido la victoria, mientras que y el ex ministro François Fillon ha desmintido el resultado tras asegurar que su conteo de papeletas era otro .

A última hora del domingo, Copé ha comparecido ante los medios de comunicación para anunciar su victoria por apenas un millar de votos y, poco después, Fillon se ha presentado como el nuevo líder de la UMP, asegurando que ha conseguido 200 sufragios más que su rival político.
Copé, un discípulo de Sarkozy, ha expresado su voluntad de trabajar junto al ex primer ministro para garantizar una oposición unida contra el Gobierno de François Hollande, cuyas políticas socialistas --ha apuntado-- "son peligrosas para Francia".
Por su parte, Fillon, aunque ha proclamado su victoria, ha adelantado que esperará a que la comisión electoral de la UMP dé los resultados oficiales de las elecciones primarias para explicar su 'hoja de ruta'.
"La credibilidad de la centro-derecha está en juego. No tenemos derecho a dar a conocer los resultados antes de que aquellos que tienen la responsabilidad de hacerlo lo hagan", ha indicado, en declaraciones a la prensa.
Las elecciones primarias decidirán el discurso de la UMP durante los próximos cinco años con la mira puesta en las elecciones presidenciales de 2017, en las que los conservadores franceses aspiran a volver al Elíseo.
Fillon, que lidera los índices de popularidad entre el electorado conservador, representa al ala más moderada de la UMP, mientras que Copé encarna al bloque derechista, que acentúa sus diferencias sobre todo en política migratoria.
Con el proceso de primarias, la UMP busca una regeneración tras las elecciones presidenciales de mayo, en las que Sarkozy perdió frente a Hollande, y las elecciones legislativas de junio, en las que los socialistas se hicieron con el control del Parlamento.