Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El presidente rumano nombra al socialdemócrata Mihai Tudose nuevo primer ministro

El presidente rumano, Klaus Iohannis, ha nombrado al socialdemócrata Mihai Tudose primer ministro tras mantener una ronda de contactos con los partidos con representación parlamentaria. El nombramiento de Tudose busca cerrar la crisis política abierta en el país que culminó con la presentación de una moción de censura del Partido Socialdemócrata de Rumanía (PSD) contra su propio primer ministro, Sorin Grindeanu.
"Esta crisis que hemos vivido es mala para Rumanía, para la economía rumana y para la imagen de Rumanía en el extranjero. Opino que esta crisis debe acabar muy rápidamente. Necesitamos tener un nuevo Gobierno que resuelva los problemas surgidos tras la crisis procedentes del propio PSD", ha afirmado Iohannis, según recoge el portal de noticias rumano Romania Insider.
Iohannis ha instado al PSD y a su socio de gobierno, el Partido de la Alianza de Liberales y Demócratas (ALDE) a ultimar la confección del nuevo ejecutivo para finales de esta misma semana.
Tudose, de 50 años, ha sido ministro de Economía con los primeros ministros Victor Ponta y Sorin Grindeanu. Nació en Braila, en el este de Rumanía, y lleva 25 años dentro del PSD.
La crisis política estalló a mediados de mes, cuando todos los ministros de ALDE dimitieron en señal de protesta por la no aplicación del programa de gobierno pactado con el PSD. Finalmente, el PSD retiró su apoyo a Grindeanu, pero este se negó a dimitir y ha sido expulsado del partido.
Desde el Gobierno y determinados sectores denuncian que el PSD pretende que se cambien las leyes anticorrupción para proteger a altos cargos del partido y esperan que el nuevo primer ministro sea más receptivo a sus demandas.
Entre los afectados está el líder del PSD, Liviu Dragnea, condenado a una sentencia en suspenso por fraude electoral y procesado en otro juicio por abuso de competencias. Precisamente, el Gobierno por orden del Tribunal Constitucional debe plantear un techo para los daños económicos provocados por cargos públicos y este techo podría ser clave en el caso de Dragnea.