Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El presidente polaco se ofrece como mediador tras el enfrentamiento entre el Gobierno y la oposición

El presidente de Polonia, Andrzej Duda, se ha ofrecido para mediar en el enfrentamiento entre el Ejecutivo y la oposición después de que los diputados de la oposición boicotearon la votación de los presupuestos generales en protesta por la deriva autoritaria del Gobierno del Partido Ley y Justicia (PiS).
Duda, que pertenece a la formación conservadora, ha llamado a calmar las tensiones "para que el trabajo parlamentario pueda llevarse de forma civilizada y con seriedad".
"Vi el episodio de ayer en el Congreso polaco con preocupación y ansiedad", ha confesado el mandatario en un comunicado que recoge Radio Poland.
Los disturbios comenzaron cuando el diputado opositor Michal Szczerba --'número dos' del opositor Plataforma Cívica (PO)-- se puso de pie con una pancarta en la que ponía "prensa libre", a lo que el presidente del Parlamento, Marek Kuchcinski respondió excluyéndole del debate.
Finalmente la votación continuó en una sala secundaria en torno a las 21.30, sin la partición de la oposición, que ha cuestionado que durante esta sesión alternativa se alcanzara el quórum necesario para votar. El Presupuesto tendrá que pasar ahora al Senado (cámara alta) para su votación.
PROTESTAS CONTRA LA LEY DE PRENSA
El episodio en la votación fue antecedida por protestas populares en las inmediaciones del Parlamento, en las que los manifestantes expresaron su apoyo a las formaciones de la oposición que se han mostrado contrarias a una nueva legislación sobre el acceso de periodistas a la sede.
Durante la jornada concentraron cientos de personas alrededor del Parlamento, liderados por el Comité en Defensa de la Democracia, con pancartas en las que mostraban su apoyo a los opositores. "Diputados, no tengáis miedo de hacer lo correcto" se podía leer en algunas.
Por su parte, la primera ministra de Polonia, Beata Szydlo, ha criticado duramente la sentada organizada por la oposición en el vestíbulo del Parlamento, que describió como una tapadera destinada a incrementar la tensión política en el país bajo la coartada de una defensa de la libertad de prensa.
En frente, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, ha pedido a las autoridades polacas que respeten la Constitución y reprochó que acusaran a la oposición de intentar arrebatar el poder por la protesta contra las restricciones de acceso para la prensa a la sede legislativa.