Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El 'presidente' de Transnistria dice que depende de Rusia la anexión del territorio moldavo

El presidente de Transnistria, Yevgeni Shechuk, ha afirmado que esta región separatista de Moldavia mantiene su deseo de entrar a formar parte de Rusia, que ya manifestó en un referéndum en 2006, pero es consciente de que eso depende de las posibilidades actuales de Moscú.
"La solución está en el ámbito político, los organismos competentes deben tomar la respectiva decisión política", ha declarado Shevchuk en rueda de prensa.
Según ha recordado, la Duma rusa calificó de transparente el referéndum del 17 de septiembre de 2006, en el que el 97 por ciento de los electores votaron por la secesión de Moldavia y la incorporación a Rusia.
Al mismo tiempo, Shevchuk ha admitido que el acercamiento debe ser recíproco y hay que considerar la situación regional en su conjunto. "Transnistria aspira al acercamiento, pero es algo que depende de las posibilidades de Rusia y lo tenemos en cuenta", ha afirmado, según informa la agencia rusa Sputnik.
Transnistria, un territorio de población mayoritariamente rusa pero que no comparte frontera con Rusia, autoproclamó su independencia de Moldavia a principios de los años 90, pero no ha sido reconocida internacionalmente. El territorio funciona de forma autónoma con respecto a Chisinau y tiene su propia moneda. El mantenimiento de la paz en la zona del conflicto corre a cargo de un contingente mixto de Rusia, Moldavia y Transnistria.
Hace dos semanas Shevchuk había ratificado mediante decreto presidencial el resultado del referéndum de hace una década en el que los ciudadanos votaron a favor de la independencia y la posterior anexión a Rusia. En concreto, el decreto estipula ajustar la legislación del territorio a la de Rusia.