Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El presidente del TSJ subraya que el ataque del helicóptero les "fortalece" para trabajar por la democracia

El presidente del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela, Maikel Moreno, ha defendido que el "ataque terrorista" perpetrado el martes por un helicóptero de la Policía no hace sino "fortalecer" a la corte para "tomar las decisiones que necesita el país para su estabilidad y para su democracia".
El martes, un helicóptero sobrevoló el TSJ y lanzó cuatro granadas. El aparato, que ya ha sido localizado, estaba pilotado por un agente del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), Oscar Pérez, en paradero desconocido.
Moreno ha explicado ante parte del cuerpo diplomático presente en Venezuela que las granadas iban dirigidas a efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana que se encontraba en las inmediaciones el tribunal. Asimismo, ha advertido de que los artefactos pudieron haber caído en un centro educativo ubicado a 30 metros y en el que hay niños menores de cinco años.
El presidente del TSJ ha afirmado que el ataque busca amedrentar a la institución, en el punto de mira en estos últimos meses por su defensa acérrima de las políticas del Gobierno de Nicolás Maduro. Sin embargo, "lo que hace es fortalecernos más", ha resaltado Moreno.
El magistrado ha señalado ante los embajadores que hechos como éste hacen que los diplomáticos extranjeros se den cuenta de las actividades desestabilizaras que han venido denunciando las instituciones chavistas, según informan medios venezolanos.
El ministro de Exteriores venezolano, Samuel Moncada, que ha participado en el mismo acto, ha descrito como una "atrocidad" la respuesta de los medios al ataque y ha instado a los diplomáticos a trasladar la verdad sobre lo ocurrido a sus respectivos países.
"Si esto pasara en sus países no esperaríamos ni un minuto para condenarlo", ha destacado Moncada. Tanto el canciller como el presidente del tribunal supremo han resaltado la necesidad de que la comunidad internacional rechace de forma categórica lo ocurrido, sin ambajes.