Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El presidente del Parlamento pide perdón a Gbagbo y los ciudadanos "por todo lo que haya podido hacer"

El presidente de la Asamblea Nacional de Costa de Marfil y antiguo líder rebelde, Guillaume Soro, se ha disculpado este jueves ante el expresidente Laurent Gbagbo y los ciudadanos del país "por todo lo que haya podido hacer".
"Quiero pedir perdón a los marfileños por todo lo que haya podido hacer a este pueblo que tanto sufre. Me disculpo ante los personajes destacados e incluso al presidente Laurent Gbagbo", ha dicho.
En su mensaje, recogido por la emisora Radio France Internationale, ha destacado que "la división ha causado mal a todos". "No más divisiones en Costa de Marfil. Trabajemos por la paz", ha agregado.
El mensaje de Soro ha sido publicado después de una serie de acontecimientos a nivel político en el país africano, en el que varios de sus allegados han caído en desgracia y ante las críticas contra él por sus aspiraciones políticas.
Soro, quien fue primer ministro del país bajo la presidencia de Gbagbo, criticó al mandatario después de que no reconociera su derrota en las elecciones de 2010 ante el entonces candidato opositor, Alassane Ouattara.
Entonces, advirtió de que se daban todas las condiciones para un "genocidio" en el país, acusando a los "mercenarios" del presidente de asesinar a la población civil por el "único crimen" de haber votado al candidato opositor y pidiendo una movilización popular para conseguir el derrocamiento del mandatario.
Previamente, había liderado el Movimiento Patriótico de Costa de Marfil (MPCI) en la rebelión de 2002 contra Gbagbo, que derivó en una guerra civil que se extendió hasta 2007.
Gbagbo tendrá que responder ante el Tribunal Penal Internacional (TPI) por la breve guerra civil que desató su negativa a entregar el poder en los comicios de 2010, que se saldó con 3.000 muertos y miles de desplazados internos.