Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El ex presidente israelí Moshe Katsav, condenado por violación, sale de la cárcel

El ex presidente israelí Moshe Katsav, condenado a siete años de cárcel por violación, ha abandonado este miércoles la prisión después de que La Fiscalía General rechazara el recurso contra la resolución administrativa que le permitía salir en régimen de libertad condicional.
Katsav ha abandonado el centro penitenciario de Maasiyahu, en Jerusalén, donde purgaba la pena, tras cumplir cinco años y 15 días de los siete años a los que había sido condenado por violación y "actos indecentes".
Su mujer y su hermano, así como decenas de simpatizantes, le esperaban a la salida de la cárcel para darle la bienvenida. Katsav se ha fundido en un abrazo con su familia y sus amigos. "Es un día muy emocionante", ha dicho su mujer a la prensa.
La junta de prisiones otorgó a Katsav la libertad condicional. "No hay ninguna duda de que se ha producido un cambio en el preso", esgrimió, confesando que había quedado "impresionada" por "la honestidad de las respuestas" que había dado en sus evaluaciones periódicas.
La decisión de la junta de prisiones fue muy criticada por las organizaciones de defensa de los derechos de las mujeres. "Le dice a las mujeres israelíes que vivimos en Sodoma y que no hay límites", lamentó Odelia Carmon, que testificó haber sufrido abusos sexuales de Katsav.
La libertad condicional del ex presidente fue impugnada, pero la Fiscalía General ha considerado que no hay motivos para denegársela, respaldando así a la junta de prisiones, según ha informado el diario local 'Yedioth Ahronoth'.
"No se trata de minimizar la gravedad de los hechos por los que fue condenado", ha aclarado el Ministerio Público, que ha sostenido que habría obrado de la misma manera con otro reo. "El principio de igualdad ante la ley está vivo y se aplica plenamente en Israel", ha afirmado.
Katsav deberá seguir ahora un plan de rehabilitación que incluye sesiones regulares sobre religión y psicología. Además, no podrá hablar en los medios de comunicación ni sobre sus víctimas y tiene prohibido trabajar en cualquier puesto donde tenga mujeres a su cargo.
Katsav tuvo varias responsabilidades en el Gobierno hasta que la Knesset le eligió en el año 2000 como presidente. Las acusaciones de abusos sexuales de varias empleadas le obligaron a dimitir en 2007, dos semanas antes de que expirara su mandato.