Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El presidente de Mauritania viaja a Senegal tras una reunión de última hora con Jamé

El presidente de Mauritania, Mohamed Uld Abdelaziz, ha viajado a última hora de este miércoles a la capital de Senegal, Dakar, para reunirse con su homólogo senegalés, Macky Sall, tras un intento de mediación de última hora para que el mandatario de Gambia, Yahya Jamé, acceda a abandonar el poder.
Según las informaciones facilitadas por la cadena estatal senegalesa, RTS, Abdelaziz ha sido recibido por Sall en el Aeropuerto Léopold Sédar Senghor de Dakar.
En el encuentro ha participado el presidente electo de Gambia, Adama Barrow, quien se encuentra en el país a la espera de jurar el cargo este jueves, pese a la negativa de Jamé para abandonar la Presidencia.
Abdelaziz se ha reunido durante la noche de este miércoles con Jamé para intentar convencerle de que permita el traspaso de poderes, según los medios mauritanos, que no han facilitado más información.
Sin embargo, el portal de noticias gambiano Jollof News apunta a que el presidente habría aceptado abandonar el poder y dirigirse al exilio a Mauritania, si bien este extremo no ha sido confirmado de forma oficial.
Un portavoz de Barrow ha aclarado que el líder opositor será investido presidente este jueves, cuando expira el mandato de Jamé, si bien no ha aclarado cómo. Fuentes diplomáticas han explicado que podría hacerlo en cualquier zona del territorio gambiano --no necesariamente en la capital-- o en una embajada en el extranjero.
Jamé se resiste a abandonar el poder, después de 22 años en el cargo, porque considera que el proceso electoral estuvo plagado de irregularidades. El presidente saliente, aún con mucha influencia, ha conseguido que el Parlamento prorrogue tres meses su mandato.
Los países de la región están presionando a Jamé para que abandone el cargo, y durante la jornada Senegal, Nigeria y Ghana han movilizado tropas de cara a una posible intervención en caso contrario.