Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El presidente de Malí eleva a 60 los muertos en el atentado en una base militar en Gao y declara tres días de luto

El presidente de Malí, Ibrahim Boubacar Keita, ha cifrado en al menos 60 los muertos en el atentado con coche bomba perpetrado este miércoles en una base militar en Gao (norte).
En un discurso televisado, el mandatario ha indicado que otras 115 personas han resultado heridas en el ataque, al tiempo que ha decretado tres días de luto nacional, según ha recogido el portal local de noticias Maliactu.
Horas antes, el Gobierno había publicado un comunicado en el que indicó que el balance de víctimas mortales era de 42, añadiendo que en el atentado habían muerto además cinco terroristas.
En el mismo, ha condenado "firmemente" el atentado y ha anunciado que se adoptarán "medidas permanentes" para reforzar "la seguridad de personas y bienes en todo el territorio nacional".
Tanto el presidente como el Gobierno han expresado sus condolencias a los familiares de las víctimas mortales y han deseado una rápida recuperación a los heridos.
El atentado ha sido ejecutado en una base que alberga a soldados gubernamentales y a miembros de grupos armados rebeldes que acordaron llevar a cabo patrullas conjuntas en el marco del acuerdo de paz firmado en 2015, facilitado por Naciones Unidas.
Estas patrullas, a las que está previsto que se unan también militares malienses, están pensadas como germen de una reconfiguración del Ejército en el que estén integrados dichos antiguos miembros de grupos rebeldes.
El presidente maliense ha detallado que el vehículo utilizado en el atentado suicida tenía las marcas del Mecanismo Operacional de Coordinación (MOC), encargado de organizar estas patrullas.
La autoría del atentado ha sido reclamada por el grupo Al Murabitún, vinculado a Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI), según ha informado la agencia de noticias mauritana Al Ajbar.
AQMI, por su parte, ha confirmado que el ataque terrorista ha sido ejecutado por un combatiente de Al Murabitún, al que ha identificado como Abdul Hadi al Fulani, y ha explicado que es una represalia por la cooperación maliense con las fuerzas francesas, de acuerdo con SITE.
Francia desplegó tropas en Malí, a petición del Gobierno maliense, para combatir a las milicias islamistas que se apoderaron de la región septentrional tras las revueltas tuareg de 2012. Naciones Unidas también está presente en la zona.
Al Murabitún, dirigido por el yihadista argelino Mojtar Belmojtar, ha llevado a cabo en los últimos años varios atentados de gran magnitud contra objetivos civiles y militares en el norte de Malí y en otros países africanos.
Durante la jornada ha sido atacado además un puesto de control del Ejército en la localidad de Gundam, ubicada en la región de Tombuctú, suceso que se ha saldado con cinco militares heridos, si bien no hay reclamación de la autoría.
Según las informaciones recogidas por el portal local de noticias Malijet, cuatro de los heridos se encuentran en estado grave. El Ejército ha asegurado que el ataque fue repelido, recalcando que se saldó con "muchas" bajas entre los asaltantes.