Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Colombia y las FARC confirman el arranque del diálogo de paz

Juan Manuel Santos confirma conversaciones con las FARCcuatro.com

El diálogo con las FARC arrancará en Oslo la primera quincena de octubre

Santos sobre el proceso de paz: "Las operaciones militares continuarán"

Las FARC encaran el diálogo sin "rencores" y con la intención de no desistir
El Gobierno de colombia y las FARC han confirmado el arranque del diálogo de paz. El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, ha anunciado en un discurso televisado que las negociaciones comenzarán en Oslo durante la primera quincena de octubre y posteriormente se trasladarán a la capital cubana. Por su parte, el líder de las FARC, Rodrigo Londoño, alias 'Timochenko', ha subrayado que la guerrilla encara las conversaciones sin "rencores" y con la intención de no levantarse de la mesa "hasta izar banderas" y firmar la paz, lo que pondría fin a medio siglo de conflicto interno.
Santos ha comparecido en un discurso televisado para dar detalles de un proceso que el presidente colombiano ha considerado histórico y del que ve buenas perspectivas, aunque ha subrayado que "el éxito no se puede dar por descontado".
El diálogo, sin intermediarios ni concesiones en el ámbito de la seguridad, comenzará en Oslo y se trasladará posteriormente a La Habana y, además de la participación de Noruega y Cuba como "anfitriones y garantes", contará con la de Venezuela y Chile en calidad de "acompañantes".
Las conversaciones "se mediarán en meses, no en años", ha apuntado Santos, quien ha dejado claro que la continuidad del diálogo depende de revisiones "cada cierto tiempo". "Si no hay avances, sencillamente no seguimos", ha dicho.
La agenda de las negociaciones se basa en cinco puntos, el primero de los cuales es la potenciación del desarrollo rural para "dar mayor acceso a la tierra" y "llevar infraestructuras a regiones apartadas", de tal forma que se pueda "repartir de manera más equitativa la prosperidad por todo el territorio".
En segundo lugar, se discutirán garantías para el ejercicio de la acción política y la participación, es decir, "que quienes disientan y protesten lo hagan sin temor", según ha explicado Santos, que ha situado como tercer punto "el fin mismo del conflicto armado", el abandono de las armas por parte de las FARC y la "reintegración" de los guerrilleros en la vida civil.
El presidente ha señalado como cuarta cuestión el narcotráfico "que tanto daño hace al país" y, en relación a este tema, ha afirmado que si el proceso ayuda a combatir el tráfico de drogas ya habrá servido para algo. Por último, la hoja de ruta recoge los derechos de las víctimas, cuyo cumplimiento es una "obligación de todos", a juicio de Santos.
Santos ha aclarado que cada uno de estos cinco puntos serán verificados con el objetivo de alcanzar "una paz estable y duradera" en el país sudamericano, que aspira a dar carpetazo a uno de los conflictos internos más antiguos del mundo, con "medio siglo de violencia".
"Si ponemos fin al conflicto, los colombianos estaremos ante un mundo lleno de oportunidades", ha dicho Santos, que ha cargado sobre sus hombros, "y los de nadie más", la responsabilidad de un hipotético fracaso.
Sin concesiones
Santos, en la mitad de su mandato, ha defendido que su Gobierno "hace lo correcto", entre otros motivos porque no ofrece "concesiones" a las FARC. "Yo sé lo que es la guerra", ha llegado a decir el presidente, ministro de Defensa durante la administración de su mentor y ahora detractor Álvaro Uribe.
Entre las razones que diferencian este principio de acuerdo entre Bogotá y las FARC de cualquier otro, Santos ha indicado que ahora existen "suficientes garantías" y ha agradecido la "seriedad" con la que se ha comportado la guerrilla.
El líder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Rodrigo Londoño, alias 'Timochenko', ha subrayado este martes que la guerrilla encara las conversaciones de paz con el Gobierno sin "rencores" y con la intención de no levantarse de la mesa "hasta izar banderas" y firmar la paz, lo que pondría fin a medio siglo de conflicto interno.
Las FARC encaran el diálogo sin "rencores"
Portavoces de las FARC han comparecido en La Habana para confirmar el arranque del diálogo con el Gobierno. El acto convocado por la guerrilla en La Habana ha contado con la presencia del máximo líder de la organización a través de un discurso en vídeo cargado de alusiones políticas y en el que Timochenko ha confirmado un principio de acuerdo con el Ejecutivo.
"La salida no es la guerra, volvemos a una mesa avalados por la comunidad internacional", ha reconocido el jefe de las FARC. "Cuánto dolor para ver que la salida no es la guerra sino el diálogo y la negociación", ha apuntado.
La guerrilla se sienta a negociar "sin rencores ni arrogancias", según Timochenko, que ha planteado al Gobierno de Santos la necesidad de "considerar importantes a los de abajo", de sumarles a "las grandes decisiones nacionales".
El líder de las FARC ha destacado que los guerrilleros llegan a estas históricas conversaciones --las primeras desde 2002-- "reconocidos como contrincantes militares y políticos", así como "acompañados por la sociedad internacional".
No pensamos levantarnos de la mesa hasta izar banderas", ha apostillado, abiertamente "optimista" de que ésta ocasión pueda ser la definitiva para lograr la paz en el país sudamericano. En opinión de Timochenko, "ha vuelto a abrirse la puerta de la esperanza", si bien ha hecho hincapié en que "la llave de la paz no reposa en el bolsillo del presidente y tampoco del jefe guerrillero", sino que "el verdadero dueño es el pueblo".