Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El presidente de la Asamblea recuerda que el diputado de Voluntad Popular detenido goza de inmunidad

El presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Julio Borges, ha señalado que la detención del diputado de Voluntad Popular Gilber Caro es inconstitucional porque "goza de inmunidad", al estar incorporado dentro del Parlamento.
Borges ha señalado que desde la Asamblea venezolana se han puesto en contacto con la Nunciatura Apostólica y con la Unión de Naciones Sudamericanas (UNASUR) tras la "detención inconstitucional" del diputado, cuya detención en el estado de Carabobo, ha sido confirmada por el vicepresidente del país, Tareck El Aissami.
Asimismo, ha instado al director del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN), Gustavo González López, a "dar respuesta" a la detención de Caro, si bien ha señalado que desde el organismo no han respondido a su petición para que se respete la Constitución.
"La Constitución es clara", ha remachado a través de su cuenta oficial de la red social Twitter, acompañando sus palabras con el artículo 200 de la Carta Magna, que señala que "los diputados o diputadas de la Asamblea Nacional gozarán de inmunidad en el ejercicio de sus funciones desde su proclamación hasta la conclusión de mandato o su renuncia del mismo".
El Aissami ha defendido la detención de Caro, señalando que se trata de una acción justificada, ya que se le incautó durante su arresto un arma de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB).
En rueda de prensa, El Aissami ha repasado la ruta que siguió Caro antes de ser detenido, desde el pasado 8 de enero, señalando que lo que alertó a las autoridades nacionales fue que atravesó la frontera a Colombia, acompañado de "tres ciudadanos sin identificar" sin registrar "sus movimientos migratorios".
Según ha señalado, el Gobierno del estado venezolano de Táchira denunció este movimiento, acusando a Caro, muy próximo al dirigente del partido, Leopoldo López, encarcelado desde 2014 y a su esposa, Lilian Tintori, de haberse reunido con "radicales", dinero mediante, con el objetivo de "iniciar una ola de violencia de calle".
El 'número dos' de Nicolás Maduro --tras su reciente nombramiento, a principios de año-- ha realizado un repaso por las "actividades delictivas" del detenido, al que ha definido como "activista de una organización al margen de la Constitución y que durante los últimos años se ha dedicado a cultivar de violencia y de actos terroristas las calles de Venezuela".
"Caro fue capturado en flagrancia", ha señalado el vicepresidente, que ha indicado que en el momento de su detención se le incautó de un "fusil automático liviano F.A.L. de calibre 7,62 con las inscripciones de la FANB y el serial devastado".
CONDENA DE VOLUNTAD POPULAR
Voluntad Popular ha denunciado la "detención ilegal y arbitraria" de Caro, criticando que se trata de un "montaje policial y judicial" contra el diputado, "incansable luchador social por los Derechos de los privados de libertad".
Según el movimiento político, la Inteligencia de Venezuela detuvo a Caro cuando regresaba, junto a su pareja, de un viaje familiar y que intentó colocar armas en su vehículo.
Con Caro "ya suman más de 265 dirigentes y activistas de Voluntad Popular que han sido detenidos, enjuiciados, perseguidos y amenazados por el régimen (...) por el solo hecho de luchar pacífica, constitucional y democráticamente para lograr la salida urgente a la crisis social y política en la que Nicolás Maduro ha sumido a Venezuela", ha señalado el grupo.
Voluntad Popular ha reclamado "la libertad inmediata" para Caro, "cuya historia de vida es un ejemplo de superación como ciudadano y como venezolano", así como para "los más de 107 presos políticos que permanecen injustamente detenidos".