Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los abogados de la presidenta surcoreana rechazan las acusaciones de corrupción formuladas por la Fiscalía

El abogado de la presidente de Corea del Sur, Park Geun Hye, ha repudiado las acusaciones vertidas este domingo por la Fiscalía del país contra la mandataria, a la que acusa de complicidad en un grave escándalo de corrupción que ha desatado la ira de la población.
"Es todo producto de su imaginación", ha zanjado el letrado Yoo Yeong Ha, quien ha confirmado que la presidenta no tiene intención de presentarse voluntariamente a un interrogatorio.
De la misma opinión se ha mostrado la oficina de la presidenta Park, quien ha calificado las conclusiones de la Fiscalía de "profundamente lamentables", según han hecho saber a la agencia oficial de noticias surcoreana, Yonhap.
Estos comentarios han llegado después de que la Justicia imputara formalmente a Choi Soon Sil, una confidente de la presidenta surcoreana y a los exasesor presidencial, An Chong Bum y Jeong Ho Seong, a los que se les ha imputado el cargo de abuso de poder por presionar a conglomerados para que contribuyeran con fondos a fundaciones en las que estaban involucrados.
"La investigación del equipo especial concluye que hay pruebas para decir que la presidenta fue cómplice de Choi, An y Jeong a un nivel considerable", ha asegurado el Fiscal del Distrito Central de Corea del Sur, Lee Young Ryeol.
Park no puede ser imputada debido a que cuenta con inmunidad constitucional, ha señalado Lee, aunque ha confirmado que seguirán investigando a la presidenta.
De acuerdo a la Constitución surcorena, un presidente solo puede ser juzgado por casos de traición, pero la conclusión de la Fiscalía sobre la implicación de Park en el caso de corrupción ha suscitado nuevas críticas al Gobierno y los partidos opositores han pedido su dimisión.
Choi habría utilizado sus lazos con Park para medrar en asuntos de Estado, especialmente en asuntos como los discursos de la mandataria, su vestimenta o la selección de sus secretarias.
La formación de la presidenta, el gobernante Partido Saenuri, ha recibido presión después de esta polémica para reorganizar su Ejecutivo con el objetivo de apaciguar la ira pública, mientras que la oposición insiste en la necesidad de que se lleve a cabo una investigación exhaustiva en torno al caso.