Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La presidenta argentina reivindica la democracia "frente a los violentos"

La presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, ha reivindicado la democracia "frente a los violentos", en el marco de las protestas policiales que han dado paso a una ola de robos y violencia en buena parte del país, y ha denunciado que los saqueos fueron planificados.

En la celebración de los treinta años de democracia del país, tras la dictadura militar, la mandataria ha afirmado que los hechos violentos que se repiten en distintos municipios del país "son ejecutados y planificados con precisión quirúrgica". "Yo no soy ingenua. No creo en las casualidades", ha apostillado.
En este sentido, ha añadido que tampoco cree en los hechos que se generan por contagio, porque "por contagio son las paperas o las varicelas". Asimismo, ha advertido de que muchos de los protagonistas de los saqueos "son instrumentados sin saberlo", por otros intereses, tal y como ha detallado el diario argentino 'La Nación'.
Fernández ha añadido que es necesario "condenar la extorsión a una sociedad por parte de aquellos que portan armas para defenderla", aunque ha resaltado que quien tiene que juzgar es la Justicia -a la hora de buscar a los responsables de estos sucesos-.
"Promovimos la reinserción de las Fuerzas Armadas a los procesos democráticos, y hay que hacer lo mismo con las policías provinciales, de una vez por todas", ha aseverado la jefa de Estado, que ha considerado "imprescindible" que los más de 200.000 efectivos policiales de las zonas afectadas "cumplan la función que tienen que cumplir".
Al acto han acudido todos los expresidentes desde el retorno democrático en 1983, con la excepción de Eduardo Duhalde, que dijo que se ausentaría "por motivos personales". En concreto, han estado presentes los expresidentes Fernando De la Rúa y Adolfo Rodríguez Saá, así como el hijo del expresidente Raúl Alfonsín.
La democracia argentina
El 10 de diciembre de 1983, Raúl Alfonsín tomó el mando de Argentina tras ser elegido dando fin al gobierno de facto de la dictadura militar autodenominada 'Proceso de Reorganización Nacional', la dictadura que gobernó el país desde el golpe de Estado que derrocó al gobierno constitucional de la presidenta María Estela Martínez de Perón.