Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La presidencia de Trump se tambalea

Donald Trump podría haber cometido un delito de obstrucción a la justicia. Según el New York Times, el presidente de Estados Unidos habría presionado al director del FBI, James Comey, para que dejara de investigar a su asesor de seguridad nacional, Michael Flynn, clave en la trama rusa. El 14 de febrero, tras una reunión en la Casa Blanca, Trump pidió quedarse a solas con Comey, para, ya sin testigos, pedirle que cerrara el caso. El día anterior, Flynn, había dimitido por mentir sobre sus reuniones con los rusos. Al día siguiente, Comey redactó una nota con el contenido de la conversación con Trump, como es su costumbre y ahora, tras ser destituido la semana pasada, alguien de su entorno ha filtrado esta bomba informativa. El Congreso ya ha pedido todos los memos y notas de las conversaciones entre Comey y el presidente. Un escándalo que para el senador republicano, John Mccain está alcanzado ya el tamaño del Watergate que acabó con la presidencia de Nixon.