Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El precario estado de la acción humanitaria podría llevar al "triunfo de la barbarie", según MSF

Denuncia que la UE "ha abdicado" de su responsabilidad moral con el acuerdo con Turquía
La situación de los Derechos Humanos en lugares de conflicto y la falta de acción y voluntad política por parte de la comunidad internacional podrían suponer "el principio del triunfo de la barbarie", según ha alertado este martes el director general de Médicos Sin Fronteras (MSF), Joan Tubau.
Tubau ha denunciado el "desmantelamiento y recorte de la ayuda humanitaria" y los "sistemáticos ataques a hospitales y personal sanitario" en el marco de estrategias bélicas en países como Siria y Yemen.
"El derecho de los refugiados siempre ha sido débil, pero durante el último año se ha fijado una tendencia terrible. Los ataques sistemáticos contra las estructuras sanitarias quedan impunes y ni siquiera se investigan", ha indicado.
La ONG ha afirmado que los esfuerzos para establecer mecanismos de investigación, supervisión y verificación de las vulneraciones de los Derechos Humanos y del Índice de Desarrollo Humano (IDH) se han visto obstaculizados en reiteradas ocasiones debido a la negativa de los países implicados, lo que favorece que se repitan una y otra vez.
"Se están vulnerando los Derechos Humanos por defender una serie de intereses, que son los de acabar con grupos como Estado Islámico o los talibán. La Unión Europea ha abdicado de la responsabilidad moral y legal al firmar el acuerdo de redistribución con Turquía", ha añadido Tubau, que ha señalado que esto obliga a miles de personas a enfrentarse a "viajes terribles" a través del Mediterráneo, donde han muerto hasta la fecha más de 4.500 personas.
El número de desplazados internos y refugiados ha aumentado hasta alcanzar los 65 millones de personas, una cifra que no se registraba desde la Segunda Guerra Mundial, según muestra el informe 'La acción humanitaria en 2015-2016: un modelo en crisis', un documento realizado de forma conjunta por MSF y el Instituto de Estudios sobre Conflictos y Acción Humanitaria (IECAH) para advertir de la "quiebra que están sufriendo las bases de la acción humanitaria, especialmente en el ámbito jurídico".
Según las organizaciones, los focos activos de violencia, 35 en total, han provocado un cambio significativo en los patrones del desplazamiento forzoso en un año que según Tubau resulta "desgarrador e indigno para aquellos que deberían defender los Derechos Humanos".
A pesar de que la resolución 2286 de Naciones Unidas urge a los gobiernos a actuar para garantizar la protección de las instalaciones sanitarias en lugares de conflicto, "la ONU se encuentra marginada dentro de la comunidad internacional y supone apenas un actor humanitario", según ha manifestado el codirector del IECAH, Jesús A. Núñez, en el acto de presentación del informe, en la sede de MSF en Madrid.
"Hay una dejación clara de responsabilidad, la cual está siendo asumida por las organizaciones humanitarias. Estamos ante un proceso de militarización de la ayuda humanitaria", ha añadido Núñez, que ha aseverado que la comunidad internacional continúa teniendo un comportamiento "parchista" en relación con este tipo de crisis.
Según datos de la ONU, miles de civiles han huido de la ciudad iraquí de Mosul desde que las fuerzas iraquíes iniciaron a finales de octubre la operación militar para retomar la urbe, que se encontraba bajo el control del grupo terrorista Estado Islámico desde 2014.
"Sigue sin activarse un enfoque preventivo a la hora de llevar a cabo acciones militares. Es como si la crisis humanitaria en Mosul nos hubiera cogido a todos por sorpresa. Sabemos que las respuestas militaristas no llevan a nada y aún así seguimos actuando de la misma manera", ha indicado Núñez.
Aunque se ha producido un aumento de los fondos a nivel internacional, la creciente gravedad y la aparición de nuevos focos de crisis humanitarias superan notablemente los recursos y los fondos disponibles, según han destacado ambas organizaciones.
AUMENTO DE LA BRECHA HUMANITARIA
En relación con los ataques sistemáticos contra los trabajadores humanitarios en zonas en guerra y la disparidad entre la cantidad de recursos y el recrudecimiento de los conflictos, el codirector del IECAH, Francisco Rey, ha señalado que "es el fin de un modelo".
"El sistema humanitario ha intentado dar una respuesta. La Cumbre Humanitaria, celebrada en Estambul, no abordó la cuestión de la mejora de la respuesta a estas crisis y no se enfrentó al hecho de que las infraestructuras médicas están siendo gravemente atacadas", ha asegurado Rey.
En la primera mitad de 2016, MSF denunció cerca de un centenar de ataques, en los que murieron al menos 185 personas, de las cuales un 40 por ciento era personal sanitario. "Eran médicos, paramédicos y enfermeros, principalmente. Murieron intentando paliar el dolor y sufrimiento de sus pacientes", ha indicado la organización, que ha añadido que en 2015 se registraron 106 ataques a 75 hospitales.
Según el informe de IECAH y MSF, los fondos destinados a la ayuda humanitaria alcanzaron los 28.000 millones de dólares (27.000 millones de euros) en 2015, un año en el que también se registró la mayor caída en relación a la ayuda ofrecida en respuesta a los llamamientos coordinados por la ONU.
EL CASO ESPAÑOL
La acción humanitaria en España ha continuado descendiendo con un recorte acumulado de más del 90 por ciento respecto a los datos obtenidos en 2009, cuando se destinaron 465 millones de euros, 418,5 millones de euros más que en 2015.
"En España es tan irrelevante que ahora ya no carecemos de peso a nivel internacional en este sentido. A pesar de que hemos apoyado las resoluciones más importantes, los fondos han seguido disminuyendo, lo cual limita cualquier tipo de acción. La ayuda supone únicamente un 2,8 de los fondos globales de cooperación y deberían girar alrededor del 7 por ciento", ha explicado Reyes.
"La respuesta que dimos al terremoto de Ecuador fue ínfima en comparación con nuestra respuesta ante otras crisis similares registradas con antelación en el continente americano", ha añadido el codirector del IECAH. "Sólo lograremos aumentar los niveles de ayuda si concienciamos a la población", ha concluido.