Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La popularidad de Macron cae al 36 por ciento casi cien días después de su llegada al Elíseo

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, ha sufrido en el último mes una caída de siete puntos en su nivel de popularidad, que ronda el 36 por ciento a menos de dos semanas de que cumpla, el 15 de agosto, sus primeros cien días como inquilino del Elíseo.
Así figura en una encuesta de la firma YouGov que coincide con la tendencia a la baja que perciben todos los estudios en relación a la imagen de Macron, que arrancó mandato con unos niveles de apoyo inusualmente altos. El apoyo al mandatario cae entre todos los sectores políticos, si bien entre los centristas sigue habiendo un 81 por ciento de opiniones favorables.
También cae, aunque menos --dos puntos--, la imagen del primer ministro, Edouard Phillipe, que supera por primera vez a Macron al obtener un 37 por ciento de apoyos, según el sondeo, elaborado a partir de 1.003 entrevistas que fueron realizadas entre el 26 y el 27 de julio. El equipo de Gobierno en su conjunto obtiene un respaldo del 33 por ciento, cinco puntos menos que en junio.
Un 45 por ciento de las personas entrevistadas considera que el Ejecutivo tiene "buenas intenciones" y un 49 por ciento lo ve preparado para "tomar decisiones impopulares si son buenas para el país". El Gobierno obtiene su peor nota cuando se le pregunta a la ciudadanía si creen que "protege los intereses de personas como ellos", algo que sólo responden afirmativamente un 20 por ciento.
La reforma laboral o la ley de 'moralización' de la vida pública son algunas de las propuestas que ya ha lanzado el equipo de Macron y que se encuentran en pleno debate parlamentario. Entre sus iniciativas más populares figuran los recortes en materia de vivienda y la revisión del calendario de la reforma fiscal.