Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La clase política egipcia, escéptica sobre la efectividad del dictamen del Constitucional

El Consejo de la Shura, cámara alta egipciaReuters

La clase política egipcia ha manifestado este domingo su escepticismo ante el dictamen del Tribunal Constitucional egipcio, que ha declarado ilegales a la cámara alta del Parlamento egipcio, el llamado Consejo de la Shura, y a la ley electoral por la que se designó la composición de la Asamblea Constituyente, según recoge el diario estatal egipcio 'Al Ahram'.

La sentencia recoge explícitamente que la Asamblea de la Shura no podrá ser disuelta hasta que se constituya una nueva Asamblea Popular, la cámara baja del Parlamento. Según el artículo 230 de la Constitución, el Consejo de la Shura es inmune a cualquier dictamen de disolución hasta que se elija a la cámara baja.
Además, la Constitución concede a la Cámara de la Shura competencias provisionales para tramitar leyes como consecuencia de la disolución judicial de la Asamblea Popular en junio de 2012. Ahora depende del Tribunal Administrativo concretar las consecuencias del dictamen del Constitucional y si tendrá efectos sobre la Asamblea Constituyente y el texto constitucional redactado bajo la influencia de los partidos islamistas que se aprobó en referéndum en diciembre de 2012.
El propio Consejo de la Shura deberá aprobar una nueva legislación electoral antes de que sean elegidos los miembros de la Asamblea Popular, ya que este órgano es el único depositario de las competencias legislativas mientras no se elija una cámara baja.
Desde el Movimiento Juvenil 6 de Abril, Ahmed Maher ha destacado la "corrección" de la sentencia del Constitucional, pero se ha lamentado de que haya llegado "ocho meses tarde", por lo que ahora no tendrá efectos.
"Una justicia lenta es una gran injusticia. El retraso en el veredicto lo hace difícil de aplicar. El Consejo de la Shura seguirá en vigor hasta después de las elecciones a la Asamblea Popular y la Asamblea Constituyente es inválida pero la Constitución seguirá en vigor porque ha sido ratificada en referéndum", ha argumentado por su parte el exdiputado del Partido Socialdemócrata Egipcio Ziad el Elemy. La solución, para El Elemy, pasa ahora por un consenso "para que podamos salir de esta vorágine que nos lleva hacia lo desconocido".
En cambio, un diputado del Consejo de la Shura por el gobernante Partido Libertad y Justicia --brazo político de los Hermanos Musulmanes--, Essam el Erian, ha explicado que la sentencia podría suponer una reducción del periodo de vigencia de la cámara, actualmente fijado en cuatro años.
"O podría emitirse un decreto presidencial para celebrar elecciones suplementarias para un tercio" de la cámara, ha señalado El Erian a través de su página de Facebook. El propio El Erian ha reconocido que esta segunda posibilidad es bastante remota.
El vicepresidente del Partido Wasat, Mohamed Mahsub, ha denunciado por su parte el dictamen judicial porque considera que "la Constitución fue aprobada por el pueblo, por lo que el Consejo de la Shura está inmunizado". "El pueblo egipcio ha depositado en el Consejo de la Shura la plena responsabilidad legislativa al votar en el referéndum constitucional. Ninguna entidad puede disolverla ni interferir en su labor", ha argumentado.