Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Casa Blanca admite que los atentados han sido "claramente un acto de terrorismo"

Fuentes de la Casa Blanca han admitido que los atentados con bomba perpetrados durante el Maratón de Boston constituyen "claramente un acto de terrorismo". Según informan algunos medios de EEUU, los investigadores están inspeccionando la casa del único retenido por el atentado, un joven de 20 años de origen saudí. En el atentado han resultado heridas 125 personas, entre las que hay 18 niños, y 64 han sufrido amputanciones. De los 91 españoles que han participado en la competición ninguno ha resultado herido. Al parecer, las bombas eran de pequeño tamaño y escasa potencia y todo apunta a que se trataba de artefactos explosivos artesanales, según han informado fuentes de la Policía Federal (FBI) a la cadena de televisión CNN.

"Cualquier acontecimiento en que intervengan varios artefactos explosivos, y éste lo es, constituye claramente un acto de terrorismo", ha declarado una fuente de la Casa Blanca al diario 'Boston Globe'.
En su primera comparecencia pública tras los atentados, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, eludió utilizar el término "terrorismo" y advirtió de que "todavía no se tienen todas las respuestas" sobre lo ocurrido y, por tanto, no se debe "llegar a conclusiones antes de tener todos los hechos".
"De momento desconocemos quiénes han cometido los atentados, y las investigaciones permitirán determinar si fueron planificados y cometidos por un grupo terrorista, extranjero o nacional", han añadido las citadas fuentes de la Casa Blanca.
La Policía Federal (FBI) ha abierto una amplia investigación que, según indicaron fuentes oficiales al 'Boston Globe', está siendo "muy activa y fluida". Las autoridades federales están investigando el incidente como si se tratase de un "ataque terrorista", según han informado fuentes oficiales a la CNN.
De momento ha sido interrogada una sola persona, un estudiante universitario saudí que fue retenido por un peatón que le había visto correr cerca del lugar de los hechos. Fuentes de la investigación han precisado que el estudiante está cooperando de buen grado con la Policía y que el interrogado ha asegurado que no tiene relación con los hechos y que solo estaba corriendo porque tenía miedo. Las autoridades no lo consideran sospechoso y no ha sido detenido ni encausado.
No hay restos biológicos o radiactivos ni de metralla
Fuentes médicas aseguraron ayer lunes por la noche que ninguna de las víctimas mostraba huellas de agentes radiactivos o biológicos ni restos de metralla. Al respecto, fuentes del FBI han indicado a la cadena de televisión CNN que las bombas eran de pequeño tamaño y escasa potencia (no se han hallado restos de C-4 ni de ningún otro material de gran potencia) y todo apunta a que se trataba de artefactos explosivos artesanales elaborados con explosivos rudimentarios.
Las primeras hipótesis apuntan a que las dos bombas estaban ocultas en cubos de basura, según han informado fuentes de la investigación a la cadena de televisión CBS. La primera explosión fue la más cercana a la línea de meta de la carrera, mientras que la segunda se registró a unas dos manzanas de esa primera deflagración.
Una veintena de personas en estado crítico
Mientras los investigadores intentan esclarecer los hechos, cientos de asistentes al maratón luchan contra las gravísimas heridas sufridas. Ya son 125 los heridos contabilizados tras las dos explosiones, varios en estado crítico, de los que 64 han sufrido amputaciones en sus miembros inferiores.
En el maratón participaban 91 atletas de origen español y ninguno ha resultado herido, según ha confirmado el cónsul de España en Boston, Pablo Sánchez Terán.