Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La policía encuentra a una niña que permaneció ocho horas entre los cadáveres de su familia

Se trata de la segunda superviviente del misterioso tiroteo de una familia en Francia

La Policía francesa ha hallado con vida a una niña de cuatro años en el interior del mismo automóvil BMW con matrícula británica en el que el miércoles habían aparecido tres personas muertas a tiros, además de una cuarta víctima mortal en el exterior del vehículo y de otra niña de ocho años gravemente herida, según informaron fuentes de la Fiscalía.
La niña, de habla inglesa, ha aparecido en el suelo entre los asientos traseros y delanteros del automóvil, entre las piernas de dos mujeres muertas --probablemente su madre y su abuela--. Los cuerpos fueron hallados ayer miércoles por un ciclista a las cuatro de la tarde en el aparcamiento de una zona forestal de Alta Saboya, en las inmediaciones del lago Annecy (sureste de Francia). Tres de los cadáveres estaban en el interior del coche. Un hombre, aparentemente el padre, apareció en el asiento del conductor.
La cuarta víctima era un ciclista que yacía junto al vehículo. Aparte, una niña de ocho años --probablemente hermana de la pequeña-- que se encontraba en la parte delantera del vehículo fue trasladada en estado grave en un helicóptero al hospital de Grenoble.
La pequeña había pasado indavertida durante ocho horas a los investigadores de la Policía debido a que no se había atrevido a moverse de su sitio. "Empezó a sonreír y a hablar inglés en el momento en que un gendarme de la brigada de investigaciones de Chambery la cogió en brazos y la sacó del automóvil", declaró a la prensa el fiscal de Annecy. La pequeña ha sido trasladada al hospital de Grenoble, al igual que su hermana.
A falta de las autopsias, los investigadores creen que las víctimas eran una familia británica que estaba de vacaciones en la región y han indicado que el ciclista que apareció muerto era un habitante de la zona que ya ha sido identificado después de que su esposa hubiera denunciado su desaparición, según Maillaud.