Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Otro policía de EEUU mata a un hombre negro desarmado por resistirse

Un  policía de Arizona mata a tiros a un hombre negro desarmado que se resistió al arrestocuatro.com

Unas 200 personas han marchado en la noche de este jueves hacia la sede de la Policía en la localidad estadounidense de Phoenix tras la muerte de un hombre negro a manos de un policía después de que este le tiroteara cuando se resistía a ser arrestado, según ha informado la cadena de televisión CBS.

En un comunicado, el Departamento de Policía de Phoenix ha explicado que el agente, con siete años de experiencia, tuvo que perseguir al sospechoso, identificado como Rumain Brisbon, de 34 años, que trató de huir tras su intervención.
De acuerdo con esta reconstrucción de los hechos, el policía logró alcanzar a Brisbon e intentó reducirlo. Sin embargo, no logró controlar la mano del sospechoso --que, según añade el comunicado, seguía insultando al agente-- y, ante la sospecha de que tuviese un arma de fuego en el bolsillo, el oficial de policía realizó dos disparos en el torso.
El hombre falleció a causa de estos impactos de bala antes de que pudiesen llegar los refuerzos que había solicitado previamente el agente de policía, que por el momento no ha sido identificado. La Policía habría hallado entre la ropa del fallecido un frasco de pastillas de oxicodona.
Los manifestantes se han concentrado en el Civic Space Park antes de iniciar su marcha hacia la sede de la Policía para reclamar información acerca del suceso y el nombre del agente que se ha visto involucrado en la muerte de Brisbon.
"Estamos preocupados, estamos tristes y nuestra confianza no está ahí", ha dicho al Departamento de Policía de Phoenix la directora del Comité Asesor Afroamericano, Ann Hart. "No queremos que se repita nada de lo que ha pasado en ciudades como Nueva York, Ohio, Chicago y Ferguson", ha agregado.
Por su parte, la madre de Brisbon ha afirmado que "ésta es una pérdida a la que habrá que saber cómo hacer frente, con el resto de nuesrtas vidas sin él". "Cada vez que respiro ahora es para él", ha agregado, tal y como ha recogido la cadena KPHO, filial de la CBS.
Este hecho coincide en el tiempo con las protestas en Nueva York y en otros lugares de Estados Unidos --principalmente en Ferguson-- contra la muerte en condiciones similares de otros dos ciudadanos afroamericanos a manos de la Policía. Los agentes involucrados en estos hechos han sido puestos en libertad sin cargos por dos jurados estatales.
Miles de personas han vuelto a salir a la calle en varias ciudades de todo el país, por segunda noche consecutiva, para protestar contra el "racismo" en la Policía y para denunciar la decisión de no procesar a un agente de la ciudad de Nueva York que estranguló hasta la muerte a un hombre negro desarmado.

Las protestas han contado con una importante participación en Nueva York, Boston, Chicago, Pittsburgh y Washington. En todas estas ciudades se corearon las últimas palabras de Eric Garner, de 43 años, antes de fallecer asfixiado: "No puedo respirar". Los manifestantes han logrado cortar el tráfico en varias vías principales, tumbándose sobre el asfalto, en un gesto simbólico que se viene repitiendo en los últimos días.
El caso de Eric Garner ha vuelto a desatar una ola de protestas que recuerda a las vividas tras la muerte de Michael Brown en Ferguson (Misuri). En ambos casos, se trata de hombres afroamericanos fallecidos por la intervención de policías blancos.