Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un niño de 13 años podría ser el condenado a cadena perpetua más joven en EEUU

Cristian Fernandezcuatro.com

Cristian está siendo juzgado por el asesinato de su hermano

Cristian Fernández podría convertirse en acusado a cadena perpetua más joven de EEUU al estar siendo juzgado, con sólo 13 años de edad, por el asesinato de su hermano. Pero el monstruo que todos pensaban que era, ha pasado a ser una víctima de una infancia marcada por los abusos sexuales, las drogas y las agresiones físicas.
Según informa el diario Daily Mail, la policía y los servicios sociales han dado una visión muy distinta del joven Cristian Fernandez, de 13 años, juzgado como un adulto por el asesinato de su hermano David, de dos años.
Cristian, que podría ser el hombre más joven en pasar el resto de sus días en la cárcel en la historia de EEUU, fue mostrado como un monstruo por la muerte de su hermano David, de dos años. Los hechos ocurrieron el 3 de junio de 2011, cuando el acusado golpeó la cabeza del pequeño contra una librería causándole la muerte.
La madre de los menores explicó a los investigadores que dejó a los dos pequeños solos y que cuando regresó se encontró a su hijo pequeño inconsciente. Más tarde, descubrieron que Susana estuvo navegando por Internet durante cuatro horas mientras el niño se moría. El médico forense aseguró que el menor se habría salvado si hubiese recibido asistencia médica antes.
Ahora, el menor está siendo juzgado como un adulto por estos incidentes. Pero durante el juicio se ha mostrado una imagen muy distinta de él. Los archivos de los servicios sociales muestran el abandono sufrido por el pequeño por su madre adolescente que abusaba de las drogas. Cristian, además, sufrió abusos sexuales por parte de un primo y agresiones físicas de un padrastro que acabó suicidándose. De esta manera el monstruo se ha convertido en víctima de una infancia desgarradora.