Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dos de los periodistas españoles detenidos en Macedonia anuncian su liberación

Un grupo de refugiados cruza un río cerca del campamento de Idomeni para intentar entrar en Macedoniacuatro.com

Alberto Sicilia y Ane Irazabal, dos de los periodistas españoles detenidos este lunes en Macedonia por entrar ilegalmente en el país siguiendo a los 2.000 refugiados, han asegurado a través de la red social Twitter que han sido liberados.

"Después de 12 horas retenidos en la comisaría de Gevgelija ya estamos libres", ha dicho Sicilia en su perfil en la citada red social (@pmarsupia). "Back in Greece", ha apuntado por su parte Irazabal (@AneIrazabal), de Euskal Telebista.
Asimismo, Reporteros Sin Fronteras (RSF) ha indicado que entre los detenidos figuran el videoperiodista Mikel Konate, el periodista gráfico Javier Bauluz y el cámara de La Sexta Mariano Burattini. A última hora de la tarde se desconocía el paradero de la reportera de La Sexta Elena Herreros, según datos de la ONG.
La presidenta de RSF España, Malén Aznárez, reclamó a Macedonia su puesta en libertad inmediata y que se deje trabajar a los informadores en libertad, "como es propio de los países democráticos", y recordó que gracias a su labor se pueden conocer "unas imágenes que avergüenzan a Europa, unas imágenes patéticas y dolorosas de una crisis humanitaria sin precedentes desde la Segunda Guerra Mundial".
Según relató a RSF el reportero Jaime Alekos, que se encontraba en el lugar y ha alertado a la organización, los periodistas detenidos iban siguiendo la marcha al lado de la concertina de un grupo de refugiados procedentes del campo de Idomeni, en la frontera de Grecia con Macedonia, hacia este último país.
Según explicó, alrededor de las 18.00 horas se separó de ellos para quedarse grabando a los refugiados que cruzaban un río "donde el agua les llegaba a la cintura" y, cuando retomó su marcha, se cruzó ya en territorio macedonio con varios fotógrafos, entre ellos James Natchwey, que vieron las detenciones. Según su relato, fueron alrededor de 20 los periodistas detenidos, entre ellos varios españoles.