Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El periodista japonés detenido en el Kurdistán por presuntos lazos con Estado Islámico llega a su país

El periodista japonés detenido la semana pasada en la región semiautónoma del Kurdistán iraquí por sus presuntos lazos con el grupo yihadista Estado Islámico ha llegado este martes a su país, pidiendo disculpas por los "problemas" causados.
"Causé problemas. Gracias por vuestro apoyo", ha dicho Kosuke Tsuneoka a su llegada al aeropuerto de Narita, ubicado en los alrededores de la capital, Tokio, según ha informado la agencia local de noticias Kiodo.
Las autoridades del Kurdistán entregaron a Tsuneoka a la Embajada japonesa en la capital de Irak, Bagdad, agregando que el periodista "estuvo en contacto con miembros de Estado Islámico a través de su teléfono móvil".
Fuentes de seguridad kurdas citadas por la cadena de televisión Rudaw habían apuntado que el periodista era sospechoso de haber trabajado como intérprete para Estado Islámico.
Estas fuentes indicaron que Tsuneoka es un converso al Islam con contactos con milicianos chechenos y que habría pasado "un tiempo" en la ciudad siria de Raqqa, bastión de los yihadistas en ese país.
Sin embargo, Tsuneoka ha asegurado que fue detenido por llevar un llavero con simbología de Estado Islámico que le fue confiscado en un control de seguridad cerca de la ciudad de Mosul.
"No quiero que la gente se haga una idea equivocada y piense que apoyo a Estado Islámico", ha manifestado, reconociendo que fue "un gran error" llevar el llavero con él.
Tsuneoka ha entregado de forma temporal su pasaporte al Ministerio de Exteriores, una práctica habitual desde la decapitación de dos japoneses por parte de Estado Islámico en 2015.