Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"La paz absoluta en nuestro mundo es un objetivo inalcanzable"

Suu Kyi, premio Nobel de la Pazcuatro.com

Suu Kyi acepta en persona el Nobel de la Paz 21 años después

La activista birmana Aung San Suu Kyi ha conseguido pronunciar finalmente este sábado su discurso de aceptación del premio Nobel de la Paz que recibió en 1991 y que nunca pudo recoger por encontrarse bajo arresto domiciliario, un estatus que padecería durante los siguientes 15 años.
"La paz absoluta en nuestro mundo es un objetivo inalcanzable", declaró Aung San Suu Kyi durante la ceremonia. "Hay hostilidades en el norte y en el oeste", declaró sobre la situación actual en su país, dominado por brotes de violencia local que desembocan en incendios intencionados y asesinatos que tienen lugar desde hace varios días".
Suu Kyi aprovechó para recordar ante el abarrotado Ayuntamiento de Oslo, que "todavía existen presos políticos en Birmania" y a pesar de que "los más conocidos han sido liberados", expresó su temor sobre la posibilidad de que los presos menos importantes "sean olvidados".
En su declaración, la activista y diputada dedicó unas palabras al enfrentamiento sectario, actualmente bajo el cese de hostilidades, entre los budistas Rajine y los musulmanes Rohingyas, que ha causado hasta el momento más de 30.000 desplazados y una treintena de fallecidos.
"Espero que los acuerdos de alto el fuego deriven en acuerdos políticos fundados en las aspiraciones del pueblo", indicó.