Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Parlamento griego aprueba la celebración del referéndum

Alexis Tsipras celebra que se apruebe el referéndum griegoReuters

El parlamento griego ha conseguido aprobar la celebración de un referéndum el próximo 5 de julio para votar si continuar con el programa de rescate europeo o no. Alexis Tsipras, primer ministro griego, ha conseguido obtener 151 fotos a favor de la propuesta, y ha asegurado que Grecia "no es un visitante de Europa", sino que es un miembro de pleno derecho y que el referéndum se celebrará "les guste o no". Syriza ha conseguido aprobar el referéndum con el apoyo de la derecha nacionalista de Anel y los ultraderechistas de Amanecer Dorado.

El Parlamento griego ha aprobado la celebración de un referéndum el próximo 5 de julio sobre la última oferta de los acreedores internacionales para continuar con el programa de rescate, según ha informado la agencia Reuters.
Tras una intensa jornada extraordinaria, finalmente los parlamentarios han respaldado la propuesta del primer ministro, Alexis Tsipras, de convocar un referéndum en el que la población decidirá si aceptar las condiciones de la troika y que podría poner en peligro la permanencia de Grecia en la Eurozona.
El Gobierno ha obtenido con comodidad la mayoría absoluta, de 151 votos a favor, necesaria para autorizar el referéndum. El extremista Amanecer Dorado ha votado a favor, mientras que los proeuropeos Nueva Democracia, Movimiento Socialista Panhelénico (PASOK) y To Potami han votado en contra. La convocatoria se hará en contra de las opiniones expresadas por el Eurogrupo, que rechaza posponer el plazo del fin del rescate.
Grecia "no es un visitante de Europa"
El partido gobernante Syriza ya ha pedido a la población que vote en contra de lo que ha denominado un "ultimátum" por parte de la troika, que ha ofrecido una prórroga de cinco meses del rescate y una financiación de unos 15.500 millones de euros a cambio de que el Ejecutivo apruebe un sistema de reformas.
Tsipras había advertido poco antes de la votación de que el referéndum se celebraría "le guste o no" a sus socios europeos, en un discurso en el que ha defendido que su país "no es un visitante de Europa" sino un miembro de pleno derecho.
El mandatario ha defendido que la población podrá decidir si "romper" con las "prácticas de extorsión y coerción" que realiza Europa. Tsipras se ha mostrado seguro de que el resultado será 'no' y de que Grecia "enviará un mensaje de democracia y dignidad a Europa". Sin embargo, y pese a los llamamientos a la tranquilidad del Gobierno, tras el anuncio de Tsipras se han retirado más de 400 millones de euros de los cajeros automáticos griegos, donde se han sucedido las colas.