Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Félix Baumgartner anuncia su retirada del deporte extremo

Felix Baumgartner toca el suelo, ilesoNoticias Cuatro

El paracaidista austríaco Félix Baumgartner, que el pasado domingo se convertía en el primer hombre en sobrepasar la velocidad del sonido sin ayuda mecánica, ha anunciado su retirada del deporte extremo y su intención, a partir de ahora, de dedicarse a pilotar helicópteros de rescate.

En una entrevista que recoge la radiotelevisión pública de Austria, el saltador ha indicado que se ha dedicado siempre "al deporte extremo" pero, a sus 43 años quiere encontrar "un trabajo decente como un piloto de helicóptero de rescate para combatir los incendios y salvar a gente".
Así, Baumgartner quiere ahora "una vida más tranquila" en donde, según ha apuntado "no haya correos electrónicos, ni llamadas telefónicas". Estas declaraciones llegan tras completar unas 40 entrevistas que el paracaidista tenía programadas para este lunes, según ha explicado el ente austríaco.
Entre los logros de este deportista extremo nacido en Salzburgo, está el récord que estableció el 31 de julio del 2003 al convertirse en la primera persona en cruzar el Canal de la Mancha en caída libre usando una ala de fibra. También estableció el récord mundial por el salto en paracaídas BASE (desde un punto fijo) más bajo en toda la historia, desde la mano del Cristo Redentor en Río de Janeiro y, en 2007, se convirtió en la primera persona en saltar desde la plataforma de observación del piso 91 del edificio más alto del mundo en esa fecha, en Taiwán.
Finalmente, este domingo, Baumgartner consiguió establecer tres nuevos récords tras realizar un salto de caída libre desde la estratosfera terrestre. El primero de ellos sería el de velocidad vertical máxima sin usar paracaídas guía (1.324,8 kilómetros por hora), el segundo el de altura de salto (39.045 metros) y, por último, el de caída libre más larga en distancia, de nuevo sin paracaídas guía, al caer 24.500 metros antes de abrir el paracaídas.