Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los palestinos tachan de "provocación" las 2.500 nuevas viviendas israelíes en Cisjordania

El presidente palestino, Mahmud Abbas, ha considerado una "provocación" los planes del Gobierno de Benjamin Netanyahu para construir 2.500 nuevas viviendas en Cisjordania, según ha informado este martes su portavoz, Nabil Abu Rudeineh.
"Es una provocación y un desprecio a la comunidad internacional", ha dicho Rudeineh, refiriéndose a la resolución aprobada el pasado 23 de diciembre por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, que declara ilegales las colonias judías y urge a cesar su expansión.
El portavoz de Abbas ha advertido de que "habrá consecuencias" y ha este respecto ha señalado que esta decisión "amenaza el restablecimiento de la paz y la seguridad y fortalece el extremismo y el terrorismo", según informa el diario 'Yedioth Ahronoth'.
En la misma línea, Hanan Ashrawi, de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), ha considerado que de esta forma "el Gobierno israelí ha demostrado que está más comprometido con el robo de tierras y el colonialismo que con la solución de los dos estados y los requisitos para la paz y la estabilidad".
Para Ashrawi, citada por la agencia de noticias palestina Maan, "es evidente que Israel está explotando la llegada de la nueva Administración estadounidense para aumentar sus violaciones y prevenir la existencia de un Estado palestino".
Netanyahu, y su ministro de Defensa, Avigdor Lieberman, han aprobado este martes la construcción de 2.500 nuevas viviendas en colonias judías de Cisjordania que ya existen. Un centenar serán construidas en Beit El, un enclave que, según la prensa israelí, ha recibido fondos de Jared Kushner, yerno y asesor de Donald Trump.
"Vamos a recuperar la vida normal en Judea y Samaria", ha dicho Lieberman, en alusión a la zona de Cisjordania anexionada a Israel desde 1967. "Hemos construido y vamos a seguir construyendo", ha señalado Netanyahu, por su parte, sobre los asentamientos israelíes.
El Ejecutivo israelí desoye así las presiones de gran parte de la comunidad internacional, incluida la ONU. La anterior Administración norteamericana, liderada por Barack Obama, también se sumó a estas críticas, que previsiblemente rectificará ahora Trump.