Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las organizaciones pro DDHH piden a Trump que abandone la "retórica de odio" para gobernar

Las organizaciones de defensa de los Derechos Humanos han confiado en que el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, deje atrás su retórica de odio y no la convierta en parte de su política de gobierno.
"Trump ha provocado, en muchos niveles, una gran preocupación a lo largo de su campaña electoral y planteó grandes inquietudes sobre la fortaleza del compromiso que podremos ver por parte de Estados Unidos con respecto a los Derechos Humanos en el futuro", ha afirmado el secretario general de Amnistía Internacional, Salil Shetty, en un comunicado.
En su opinión, el presidente electo "debe dejar todo esto atrás, reafirmando y acatando las obligaciones que Estados Unidos ha contraído en materia de Derechos Humanos, nacional e internacionalmente".
Por su parte, la directora ejecutiva de AI Estados Unidos, Margaret Huang, ha incidido en que antes de las elecciones el país "ha sido testigo de una retórica inquietante y, a veces, venenosa por parte del presidente electo Trump y otros".
"Esta retórica no puede ni debe convertirse en política de gobierno. Las observaciones xenófobas, sexistas y de odio que expuso Trump no tienen cabida en el gobierno", ha defendido.
El director ejecutivo de Human Rights Watch (HRW), Kenneth Roth, también se ha pronunciado en la misma línea en otro comunicado. "Ahora que se ha asegurado la victoria, Trump debería pasar de la retórica de odio que atrae titularse y gobernar con respeto por todos los que viven en Estados Unidos", ha defendido.
"Ha encontrado el camino a la Casa Blanca a través de una campaña marcada por la misoginia, el racismo y la xenofobia, pero no es una ruta a una gobernanza exitosa. El presidente electo Trump debería comprometerse a dirigir Estados Unidos de forma que respete plenamente y promueva los Derechos Humanos de todos", ha añadido.