Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Empiezan a escasear los alimentos en el orfanato más grande de Katmandú

150 niños, muchos de ellos enfermos, viviendo a la intemperie. Nos lo cuenta desde allí Aurora, española, voluntaria en este orfanato, Al Mandir, el más importante de Katmandú. Desde el sábado todos duermen en la calle, en tiendas hechas con plástico. Donde antes jugaban ahora se resguardan del frio y la lluvia. La ONG de Aurora, ubicada en Cantabria, trabaja a contrarreloj para que los niños vuelvan a dormir bajo techo. La preocupación ahora es la falta de agua y de comida. Recaudan el dinero y los juguetes que servirán para que los niños olviden el horror que están viviendo. Niños que antes sólo podían comer una vez al día y ahora, ni siquiera eso.