Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La oposición venezolana lanza su último intento para frenar la Asamblea Constituyente de Maduro

La Mesa de Unidad Democrática (MUD) ha convocado para este miércoles un nuevo "paro cívico" y una huelga general de 48 horas que concluirá el viernes con otra "toma de Caracas", en lo que representa el último intento de la oposición venezolana para impedir que este domingo se celebren las elecciones a la Asamblea Constituyente impulsada por el Gobierno de Nicolás Maduro.
"Desde la Unidad le decimos a toda Venezuela que es el momento de darlo todo. Es el momento en que cada uno de ustedes va a decidir en qué parte de la historia estará", ha dicho el primer vicepresidente de la Asamblea Nacional, el líder opositor Freddy Guevara.
Guevara ha subrayado que "esta es una semana de vital importancia" en la que cada venezolano "tiene una responsabilidad trascendental y un rol muy claro que jugar en el rescate del país". "A este 'narcoestado' solo se le puede derrotar si toda la sociedad actúa en su conjunto (...) Si hay un momento para apretar, es ahora", ha recalcado.
La MUD ha llamado a "poner todo el esfuerzo para que quienes sostienen a Maduro, particularmente la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), abandonen la pretensión de seguir siendo cómplices de un dictador". "Si hay un momento para que la FANB se desmarque de esta locura y obedezca la Constitución, es ahora", ha enfatizado.
Guevara ha prometido que mientras se mantenga "la ruptura del orden constitucional jamás obtendrán obediencia del pueblo venezolano". "Este pueblo no se va a dejar arrodillar. Si el pueblo no tiene paz, que no haya tranquilidad para la dictadura", ha arengado.
El "paro cívico" comenzará a las 6.00 (hora local) y esta vez se prolongará durante dos días. La MUD ha pedido a los venezolanos que "se queden en casa" y solo salgan para "trancar su calle, pero teniendo en cuenta que el objetivo no es afectar a los vecinos" y que deben dejar pasar al personal sanitario y a la prensa "para que puedan hacer su trabajo".
La semana pasada la coalición opositora ya convocó un "paro cívico" que, de acuerdo con la MUD, tuvo un seguimiento del 85 por ciento. Sin embargo, el Gobierno sostiene que fue "un fracaso" porque no tuvo el respaldo de "la clase obrera".
Los enfrentamientos entre huelguistas y fuerzas de seguridad durante el anterior "paro cívico" dejaron cinco muertos que elevaron a cien los fallecidos por la ola de violencia que recorre Venezuela desde el pasado mes de abril, cuando comenzaron las manifestaciones contra Maduro por su injerencia en los demás poderes del Estado.
"TOMA DE CARACAS"
Además, la MUD ha recordado que "es importante que el jueves se levanten las trancas con antelación suficiente para que dejen pasar a quienes se trasladen hacia Caracas" para participar en la gran movilización popular prevista para el viernes".
Guevara ha avanzado que el viernes la MUD dará nuevas instrucciones "para avanzar hacia un nivel superior de presión para enfrentar el fraude de Maduro".
Para el sábado, jornada de reflexión, la oposición venezolana no ha planeado ninguna protesta, si bien ha llamado a concentrarse todos los días a las 20.00 (hora local) en los barrios para hacer un "cacerolazo".
ASAMBLEA CONSTITUYENTE
Maduro ha convocado una Asamblea Constituyente esgrimiendo que es la única forma de devolver la paz social a Venezuela, que desde abril sufre una nueva ola de violencia por la represión de las protestas contra el Gobierno, que ya han dejado más de cien muertos.
El 30 de julio los venezolanos elegirán a los 545 miembros de la Asamblea Constituyente, de los cuales 173 saldrán de sectores afines al 'chavismo' y 364 tendrán carácter territorial, a lo que se suman ocho representantes indígenas que serán elegidos el 1 de agosto.
La MUD ha alertado de que la Asamblea Constituyente es un intento de Maduro para perpetuarse en el poder. Por su parte, la Organización de Estados Americanos (OEA) y numerosos gobiernos de la región han denunciado una ruptura del orden constitucional en Venezuela por la deriva autoritaria del Gobierno.