Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La oposición a Trump, con celebridades al frente, comienza las protestas contra la inauguración

La oposición al presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, ha comenzado esta pasada noche las protestas contra la inauguración del nuevo inquilino de la Casa Blanca en una convocatoria liderada por celebridades como Michael Moore, Alec Baldwin y Robert De Niro, prolegómeno de las más de 15.000 personas que marcharán este viernes en Washington y a menos de 24 horas de la masiva manifestación del sábado convocada por grupos por la defensa de la mujer.
La protesta de anoche tuvo lugar frente al Hotel Internacional de Donald Trump en Nueva York. Allí, Robert De Niro entretuvo a cientos de asistentes leyendo tuits imaginarios del presidente electo antes de que tomaran el micrófono el cineasta Michael Moore, el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, los actores Mark Ruffalo, Julianne Moore, Marisa Tomei y Alec Baldwin -- conocido ahora por su imitación de Trump en el programa cómico Saturday Night Live -- así como el reverendo Al Sharpton.
"Es un momento muy peligroso para Estados Unidos", declaró Moore en su comparecencia, en la que calificó a Trump de "sociópata". "Pero con mucho trabajo de nuestra parte conseguiremos detener a este hombre. No durará cuatro años", remachó antes de llamar a la celebración de "cien días de protesta" contra su Presidencia.
VIOLENCIA EN WASHINGTON
Frente a la tranquilidad con la que se desarrollaron las protestas en Nueva York, la Policía tuvo que intervenir en Washington DC por la escalada de tensión originada en una concentración ante el Club Nacional de Prensa, donde decenas de personas increparon a los asistentes a una gala de celebración tras el concierto inaugural del presidente electo el jueves por la noche.
Los manifestantes, ha informado la cadena NBC, gritaron "escoria nazi" a los asistentes al llamado "Deploraball" -- "El baile de los deplorables", en un giro irónico al calificativo empleado por los liberales contra los seguidores de Trump --.
Los incidentes se saldaron con tres detenidos, acusados de "intentar perpetrar un crimen en el edificio". La Policía busca a otros dos sospechosos de incitar a la violencia durante una protesta donde quemaron además gorras rojas de Trump. Según la cadena CNN, citando a testigos de la protesta, la Policía intervino con spray de pimienta. La Policía de Washington no ha confirmado el uso de este instrumento.
TURNO DE DISRUPT J20
A pocas horas de la inauguración de hoy, hasta 28.000 policías se han desplegado en Washington para velar por la seguridad de los asistentes y controlar las manifestaciones contra Trump. La más destacada será la organizada por Disrupt J20, que podría concentrar a más de 15.000 personas en el National Mall de Washington.
"Estamos intentando marcar la pauta de la resistencia para los años venideros", ha declarado uno de los organizadores, Lacy MacAuley, a la cadena CNN. "Donald Trump representa un giro de nuestras políticas en una dirección peligrosa, dañina y exclusivista. Una política de odio que repudiamos", ha añadido.