Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La oposición critica a la Justicia por no emitir orden de detención contra el vicepresidente de Samsung

Varios líderes de la oposición de Corea del Sur han criticado este jueves la decisión de la Justicia surcoreana de no emitir una orden de detención formal contra el vicepresidente y heredero de la compañía Samsung, involucrada en el polémico caso de corrupción que ha llevado a la presidenta, Park Geun Hye, a ser destituida de su cargo desde el Parlamento.
El tribunal del distrito central de Seúl rechazó dictar una orden de arresto contra Lee Jae Yong, heredero del imperio tecnológico Samsung y virtual jefe desde la incapacitación del dueño, su propio padre, después de que la Fiscalía lo solicitara por cargos de soborno, malversación y perjurio.
El excandidato presidencial Moon Jae In ha definido esta decisión como "inesperada" y "muy desafortunada", tal y como ha recogido la agencia surcoreana de noticias Yonhap.
Por su parte, el alcalde de Seúl, Park Won Soon, ha señalado que no puede aceptar esta decisión. Park ha reconocido que si se hubiera emitido una orden contra Lee sería una decisión que habría tenido cierto impacto en la economía del país, "nada importa más que la Justicia".
"(El consejo independiente) debería mostrar su determinación por acabar con la corrupción desde la raíz y reformar los 'chaebol' volviendo a solicitar que se emita esta orden", ha señalado Park en un comentario publicado en la red social Facebook. Los 'chaebol' hacen referencia a los grandes conglomerados empresariales dirigidos por una sola familia en Corea del Sur.
Los investigadores sospechan que Lee dio --o al menos prometió-- sobornos por 43.000 millones de wones (más de 34.000 millones de euros) a Choi Soon Sil, amiga de la presidenta y eje central de la supuesta trama corrupta destapada en 2016, a cambio de que el Estado diese 'luz verde' a la fusión de Samsung con Cheil Industries.
Lee ya fue interrogado la semana pasada durante más de 22 horas por el escándalo. Durante una vista parlamentaria celebrada en diciembre, el directivo ya había negado las informaciones publicadas contra él.