Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La oposición de Gabón pide al Constitucional que "no sea rehén" de Bongo

La oposición de Gabón ha reclamado este jueves a los jueces del Tribunal Constitucional que "miren sus conciencias" y que "no sean rehenes" del presidente, Alí Bongo, de cara a su pronunciamiento sobre los resultados de las elecciones de agosto.
El exvicepresidente Didjob Divungi Di Ndinge ha leído una declaración en la que los opositores han recordado que "el país se ha visto arrastrado a la violencia" tras el anuncio de los resultados, que dieron la victoria a Bongo.
"Los gaboneses esperan que los jueces del Constitucional miren en sus almas y conciencias. Almas y conciencias que no serán hechas rehenes por un hombre y sus ambiciones o un clan y sus afiliados", ha agregado.
En este sentido, el expresidente de la Asamblea Nacional Guy Nzouba-Ndama ha resaltado que "los miembros del Tribunal Constitucional tienen que ser conscientes de que el destino de Gabón está en sus manos".
El presidente fue declarado ganador de las elecciones del pasado 27 de agosto con un estrecho margen de 5.000 votos, un resultado que el candidato opositor, Jean Ping, no reconoce y que pone en entredicho su reelección.
De hecho, el partido de Ping presentó un apelación ante el Tribunal Constitucional para que se realice un recuento de los votos en la provincia de Haut-Ogooue, en el suroeste y considerado un fortín de Bongo.
En esta región, Bongo fue declarado ganador con un 95 por ciento de sufragios y una participación del 99,9 por ciento. La misión de observación de la Unión Europea dijo haber encontrado anomalías en el resultado.
El anuncio de los resultados provocaron revueltas en la capital, Libreville, y en otras ciudades importantes. Al menos seis personas murieron, aunque Ping ha afirmado que el balance ascendería a entre 50 y 100 muertos, unas cifras que no han podido ser confirmadas de forma independiente.