Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El ensayo norcoreano, una "grave violación" de las obligaciones internacionales

Se aplazan las sanciones a UcraniaReuters

La Alta Representante de Política Exterior y Seguridad Común de la UE, Federica Mogherini, ha asegurado este miércoles que la prueba con una bomba de hidrógeno miniaturizada realizada por Corea del Norte representaría "una grave violación" de las obligaciones internacionales del país asiático y "una amenaza para la paz y la seguridad" en la región. Japón y Corea del Sur han pedido una reunión urgente con el Consejo de Seguridad de la ONU para mostrar su preocupación por este desafío del régimen de Pyongyang a la comunidad internacional.

"Si se confirma, esta acción representaría una grave violación de las obligaciones internacionales de Corea del Norte de no producir o probar armas nucleares, recogidas en varias resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU, y una amenaza para la paz y la seguridad en toda la región del noreste de Asia", ha expresado en un comunicado.
Federica Mogherini ha instado a Pyongyang a "recuperar un diálogo creíble y significativo con la comunidad internacional, en particular en el contexto de las conversaciones a seis bandas" sobre la desnuclearización de Corea del Norte y a "cesar este comportamiento ilegal y peligroso".
"Hablaré con el ministro de Exteriores de Corea del Sur, Yun Byung Se, y con el ministro de Exteriores de Japón, Fumio Kishida", ha expresado la Alta Representante, quien además ha recordado que el Consejo de Seguridad de la ONU se reunirá durante la tarde del miércoles en una sesión urgente para tratar el asunto.
La OTAN considera una "clara" violación de los compromisos

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, ha condenado la supuesta prueba de una bomba de hidrógeno llevada a cabo este miércoles por el régimen de Corea del Norte y ha advertido de que representa una "clara" violación de las resoluciones internacionales.

Stoltenberg ha instado a Pyongyang a "respetar completamente sus obligaciones y compromisos internacionales", entre ellos las resoluciones adoptadas por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, y a abandonar su programa nuclear y armamentístico de una forma "verificable" e "irreversible".
España pide una "respuesta firme"
El Gobierno español ha condenado "enérgicamente" el nuevo ensayo termonuclear llevado a cabo por Corea del Norte y ha advertido de que, con la supuesta prueba de una bomba de hidrógeno, el régimen de Kim Jong Un ha incurrido en una "inaceptable violación" de las resoluciones dictadas por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas ante la que sólo cabe una respuesta "firme".
El Ejecutivo de Mariano Rajoy considera que esta acción constituye "una grave amenaza para la paz y la seguridad internacional" y para la "estabilidad" de la península de Corea, según un comunicado del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación.

En este sentido, ha instado a Pyongyang a "dar cumplimiento pleno" a las obligaciones internacionales y a "sus propios compromisos", lo que pasa por poner fin a ensayos como el de este miércoles y por desmantelar, "de forma irreversible y verificable", el arsenal nuclear.
El anuncio de Pyongyang
El Gobierno de Corea del Norte ha afirmado haber llevado a cabo una prueba con una bomba de hidrógeno miniaturizada, apenas unas horas después de que se registrara un terremoto de magnitud 5,1 en el norte del país, según ha informado la agencia estatal norcoreana de noticias, KCNA.
Asimismo, ha recalcado que la prueba ha sido "exitosa", al tiempo que ha asegurado que se ha llevado a cabo "de forma segura y perfecta, sin provocar un impacto negativo en el medio ambiente". "Esta prueba significa un nivel más elevado en el desarrollo de la fuerza nuclear por parte de Corea del Norte", ha dicho, agregando que "el país se une así con orgullo a las filas de los países nuclearizados, demostrando el espíritu de una nación digna equipada con el más poderoso medio de disuasión nuclear".
Inmediatamente después del seísmo, la Agencia Meteorológica de Corea del Sur apuntó que el mismo podría haber tenido un origen artificial, algo que no descartó Japón, que dijo que podría haberse tratado de una explosión. La agencia surcoreana agregó que el epicentro se ha ubicado a unos 48 kilómetros de distancia de las instalaciones de Punggye Ri, donde se llevaron a cabo pruebas nucleares en 2006, 2009 y 2013.