Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un niño que nació con un 2% de cerebro aprende a leer y escribir

Un niño que nació con un 2% de cerebro aprende a leer y escribirFacebook

Noah Wall nació con una rara complicación en la espina bífida, e incluso su familia tenía planeado el funeral del pequeño de cuatro años, por la poca esperanza de vida que los médicos le pronosticaron. La consecuencia de esta enfermedad es que el pequeño solo tenía un 2 por ciento de cerebro, pero tras varias operaciones, éste ha alcanzado el 80, condición que ha permitido grandes avances en el pequeño: ha aprendido a leer y a escribir.

Noah Wall de Abbeytown, Reino Unido, nació con menos del 2 por ciento de su cerebro y los médicos le dieron pocas esperanzas de vida. Pero la fuerza del pequeño de cuatro años ha superado todas las expectativas.
Como informa Debate, Noah desarrolló una rara complicación en la espina bífida mientras se encontraba en el útero, llamada hidrocefalia grave, que llenó la cabeza del pequeño de líquido cefalorraquídeo. Esta anomalía provocó que su cerebro no pudiera desarrollarse con normalidad y quedase reducido a tan solo una delgada capa -2 por ciento- alrededor del cráneo.
El pronóstico fue tan desalentador que incluso la madre del pequeño ha asegurado al citado medio que planearon el funeral de Noah: “Nunca había visto el ataúd de un bebé”.
Después de someterse a una operación para cerrar la herida abierta en su espalda y drenarle el líquido que había de exceso en su cerebro, éste se expandió hasta el 80 por ciento. Pero las consecuencias de la espina bífida han provocado que el pequeño tenga que utilizar una silla de ruedas.
Los padres y la hermana del niño son quienes le estimulan el cerebro. Entrenamiento que ha desembocado en que el pequeño haya aprendido a leer y a escribir. Una labor que está dando unos frutos muy esperanzados para la familia, quien contemplan la posibilidad de que un día pueda caminar.