Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un niño conduce su coche de juguete en una carretera en China

Ni corto ni perezoso un pequeño chino cogió su coche de juguete y en un descuido de los padres se echó a la carretera. Las cámaras de seguridad captaron al niño que, muy tranquilo, circulaba en sentido contrario esquivando los vehículos. Algún conductor mira atónito al pequeño pero nadie se paró a sacarlo de la carretera. Al final, es un policía quien corre tras él y para el tráfico para rescatarlo. Cuando el agente pone al niño en un lugar seguro aparece la madre que le regaña.