Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una mujer, que no estaba registrada en el pasaje, acompañaba al capitán

Es una joven de 25 años moldava y que defiende el trabajo de Schettino

Los equipos de rescate intentarán llegar al camarote del capitán

El capitán del crucero Costa Concordia, Francesco Schettino, es una caja de sorpresas. Si ayer trascendía que había declarado que no abandonó el barco, sino que se cayó en una lancha salvavidas, ahora se ha sabido que a bordo le acompañaba una joven de 25 años, que no estaba registrada ni en el pasaje ni en al tripulación. La Fiscalía considera que puede ser clave, ya que estaba en el puente de mandos en el momento del desastre. La chica en varias entrevistas en su país de origen, Moldavia, asegura que es miembro de la tripulación y que ayudaba al capitan a traducir las órdenes en ruso.
La joven responde al nombre de Domnika, es de nacionalidad moldava y tiene 25 años, según publican los medios italianos. La chica no estaba registrada ni en el pasaje ni formaba parte de la tripulación, según la Fiscalía italiana.
Algunas fuentes señalan que la mujer abandonó el Costa Concordia en la misma lancha que el capitán Para la Fiscalía puede ser un testigo clave ya que estaba en el puente de mando acompañando al capitán, Francesco Schettino, cuando ocurrió el naufragio.
Sin embargo, Domnika ha hecho algunas declaraciones en varios medios de su país y sostiene que es miembro de la tripulación y que estaba junto al capitán para traducirle las órdenes que llegaban en ruso. La joven asegura que cuando ella abandonó el buque, eran las 23.50 horas, y Schettino seguía a bordo. Además, sostiene Schettino "ha hecho un excelente trabajo, todo el equipo está en la solidaridad con él y piensa que ha salvado más de tres mil personas".
Por otro lado, los equipos de rescate intentarán hoy llegar al camarote del capitán para recuperar su ordenador e información que pueda averiguar a saber qué pasó realmente.
Los servicios de rescate tienen un margen de entre 12 y 24 horas para acabar con la labor de búsqueda de supervivientes entre los restos del buque, según informó este jueves el jefe de los bomberos.
"Hay un margen de entre 12 y 24 horas para concluir las operaciones", declaró Modesto Dilda a Reuters. De momento se ha confirmado la muerte de once personas y la desaparición de una veintena del total de 4.200 pasajeros y tripulantes que viajaba a bordo.