Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El gran muftí de Arabia Saudí dice que los iraníes "no son musulmanes"

El gran muftí de Arabia Saudí, Abdulaziz al Sheij, ha afirmado este martes que los iraníes "no son musulmanes", un día después de que el líder supremo de Irán, el ayatolá Alí Jamenei, acusara a las autoridades del país de "asesinar" a peregrinos durante la tragedia de 2015 en La Meca.
Al Sheij, que ha dicho que las acusaciones de Jamenei "no son sorprendentes", ha recalcado que los iraníes "son hijos del magi", utilizando un término que hace referencia a los seguidores del zoroastrismo, religión que fue dominante en Irán hasta la conquista musulmana en el siglo VII.
"Tenemos que entender que no son musulmanes. Son hijos del magi, y su hostilidades hacia los musulmanes es antigua, especialmente hacia el Pueblo de la Tradición", ha agregado, en referencia a los suníes, según ha informado la cadena de televisión británica BBC.
En respuesta, el ministro de Exteriores iraní, Mohamad Yavad Zarif, ha recalcado que "de hecho, no hay similitud entre el Islam de los iraníes y la mayoría de los musulmanes y el intolerante extremismo que el principal clérigo wahabí y los maestros del terrorismo saudí predican".
Las relaciones entre ambos países, empeoraron drástica después de la muerte de más de 700 peregrinos en una avalancha en septiembre de 2015 en el valle de Mina, según el balance oficial, si bien el recuento de las embajadas extranjeras sitúa el balance por encima de los 2.400 fallecidos.
Irán ya había boicoteado previamente el Hajj en 1987 tras la muerte de 402 peregrinos durante un enfrentamiento con las fuerzas de seguridad saudíes en el marco de una protesta contra Estados Unidos e Israel.
Este nuevo incidente diplomático tiene lugar meses después de que Riad cortara sus relaciones con Teherán en respuesta al asalto a su Embajada en Irán por parte de manifestantes que protestaban contra la ejecución en enero de un destacado clérigo chií.