Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Seis muertos y miles de desplazados por las lluvias en el noreste de Brasil

Las fuertes lluvias que han caído este fin de semana en los estados de Pernambuco y Alagoas, en el noreste de Brasil, se han saldado por el momento con seis muertos, siete desaparecidos y 8.000 familias desplazadas.
El temporal ha afectado a las regiones selváticas del norte de Pernambuco y de Alagoas y a la región urbana de Maceió y ha causado inundaciones y deslaves, informa la prensa brasileña.
Hay zonas urbanas anegadas, carreteras cortadas y se han suspendido las clases en los colegios. Hay incluso varios hospitales afectados por las inundaciones.
En Pernambuco, el gobierno estatal ha decretado el estado de calamidad en 15 municipios y según Defensa Civil hay 5.000 familias sin techo o que fueron desalojadas.
Dos de las víctimas mortales fueron sepultadas en la localidad de Lagoa dos Gatos, en la región rural de Pernambuco, y otras dos están desaparecidas en Caruaru.
Mientra, en Río Formoso, también en Pernambuco, las lluvias han anegado el hospital y la maternidad de la localidad y han forzado la evacuación de los pacientes. Las autoridades estudian ya la posibilidad de instalar un hospital de campaña.
Por otra parte, en Alagoas han muerto cuatro personas por un deslizamiento de tierra en Maceió y 3.000 familias han quedado sin techo en 18 localidades. Además hay cinco desaparecidos, cuatro de ellos de una misma familia, tras un deslave en Grota da Cycosa, a las afueras de Maceió, capital del estado.
En Marechal Deodoro, también cerca de Maceió, parte de la localidad está bajo las aguas y el acceso a la población se hace con barcas. El agua ha llegado al centro histórico de la ciudad, que alberga casas e iglesias del siglo XVII.
El presidente brasileño, Michel Temer, sobrevoló este domingo las zonas afectadas de Pernambuco y Alagoas y ha prometido que destinará recursos extraordinarios para atender la emergencia.